Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Con los ojos de la fe - Tercer domingo de Pascua

2 comentarios

Hoy en día, igual que siempre, se necesitan testigos que hablen de Jesús resucitado. Y que hablen de Él, no de una manera teórica, sino desde la experiencia personal que se tiene de Él.

En el evangelio de este tercer domingo de Pascua vemos como Jesús resucitado se presenta en medio de sus discípulos, los cuales, llenos de miedo, creían ver un fantasma. No les fue nada fácil reconocer a Jesús resucitado. Vieron hasta sus manos y sus pies, y aun así, se dice en el evangelio que seguían atónitos y no acababan de creer. Por eso Jesús les pide algo de comer, y más tarde, después de decirles que todo lo escrito en la Ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos acerca de Él tenía que cumplirse, les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras.

Gracias a estos signos que hace Jesús, los discípulos superan la duda y se abren al don de la fe. Como a los discípulos también a nosotros, cristianos del siglo XXI, no nos es fácil reconocer a Jesús con nuestras propias fuerzas. Necesitamos que el mismo Jesús nos abra el entendimiento y nos de el don de la fe para poder reconocerle. En el pasaje del camino de Emaús vemos como los discípulos no le reconocen hasta la fracción del pan. A Jesús, por tanto, no le podemos reconocer sino con los ojos de la fe.

Jesús, una vez que les abre el entendimiento, lo que quiere es que sus discípulos se conviertan en testigos. Testigos que hablen de lo que han experimentado con Él y que prediquen en su nombre, es decir, con autoridad, por todo el mundo. Encontrarse con Jesús resucitado es una experiencia tan gozosa que no se puede callar, sino que es una experiencia que desborda de una alegría tal, que empuja a anunciarlo a los demás.

Hoy en día, igual que siempre, se necesitan testigos que hablen de Jesús resucitado. Y que hablen de Él, no de una manera teórica, sino desde la experiencia personal que se tiene de Él. Pero para tener una experiencia personal con Él se necesita un trato de amistad especial. Se necesita dedicarle tiempo. Se necesita mirarle con los ojos de la fe, y poner la vida en sus manos; se necesita dejar que Él sea el único rey de tu vida. Cuando esto ocurre, es tal el gozo interior, que no puedes menos que convertirte en testigo suyo, anunciándolo con alegría. ¿Has tenido experiencia de Jesús resucitado? ¿Puedes ver la mano de Dios en tu vida?

En nuestro mundo, cada vez más secularizado, no es difícil encontrarse con personas que son verdaderos testigos de Jesús y que gastan su vida en anunciarlo con valentía. ¿Acaso no será apasionante ser testigo de Jesús? ¿Estarías dispuesto a convertirte en testigo del resucitado, anunciándolo a los demás?

Comentarios

2
María Elena Hage Beaumont 15 de abril de 2018, 21:28

Muy querido hermano:
Gracias por tu acertado comentario al evangelio.
Realmente somos muchos los cristianos que, por desgracia, no hemos tenido experiencia de Jesús resucitado.
Qué importante encontrar personas como tú, llenas de entusiasmo porque han encontrado al Maestro, y comparten con Él, el pan.
A ti también, te ha llamado, para ser un digno y fiel testigo Suyo.
Un fuerte abrazo y sigue evangelizando, sin desfallecer, por donde te lleve el Señor.

1
fr. Pepe E.op 13 de abril de 2018, 17:01


Apreciado Dailos: Jesús se sigue apareciendo como una luz que nos ciega, como un amor que nos desborda, como el dolor que nos redime, como compañero de camino y de comunidad, como mendigo que llama a nuestra puerta.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Todos los hombres, dotados de alma racional y creados a imagen de Dios, tienen la misma naturaleza y el mismo origen y, redimidos por Cristo, gozan de la misma vocación y destino divino
Conclio Vaticano II (29)

A la Escucha

Solemnidad de Pentecostés

Solemnidad de la ascensión del señor

Vosotros sois mis amigos - Sexto Domingo de Pascua

Yo soy el buen pastor - Cuarto Domingo de Pascua

Con los ojos de la fe - Tercer domingo de Pascua

La alegría del Resucitado - Segundo domingo de Pascua

Domingo de Resurrección

Domingo de Ramos 2018

El grano que muere da mucha vida - V Domingo de Cuaresma

Dejarse iluminar para vivir en paz - IV Domingo de Cuaresma


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: