Ser fraile dominico Ser fraile dominico

¿El enemigo es digno de mi amor?

2 comentarios

Somos hijos de Dios en cuanto nos parecemos a él en su Espíritu, cuando actuamos con los mismos sentimientos de él

En estos domingos, la liturgia nos sitúa en torno a una de las predicaciones más entrañables, conmovedoras y humanitarias que ofreció Jesús de Nazaret durante su vida pública. El evangelio de este séptimo domingo es un fragmento del sermón de la montaña, un sermón que supone un cambio radical, rompe las enseñanzas antiguas, y que quizá para algunos, sobre todo para los que niegan a Jesús y su doctrina, piensan que es algo inalcanzable.


El precepto del amor al prójimo, tal como se deduce de la mentalidad y de las palabras de Jesús, tiene un alcance universal, es decir, nadie está excluido de él, alcanza a todos y, por tanto, hasta los enemigos.


El enemigo es un caso extremo, es el caso límite de la universalidad del amor al prójimo. Lo más llamativo en la enseñanza de Jesús sobre el amor al prójimo es su universalidad, una universalidad que alcanza incluso al enemigo, y que contrasta, según el evangelio de Mateo, con lo que había sido dicho a los antiguos. “Habéis oído que se dijo: amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos”.


La novedad de las palabras de Jesús está en el “amad a vuestros enemigos”, puesto que sus oyentes habían oído “aborrecerás a tu enemigo”.
El amor universal del que nos habla Jesús en este domingo alcanza hasta los enemigos. No se trata de un sentimiento afectivo y cariñoso hacia al enemigo, sino de mantener una relación radicalmente humana imitando a Dios. Amar al enemigo es imitar al Padre celestial. Somos hijos de Dios en cuanto nos parecemos a él en su Espíritu, cuando actuamos con los mismos sentimientos de él, siendo misericordiosos, amando a nuestros enemigos como él. Actuando de esta manera podemos ser e identificarnos como hijos de Dios.


En el evangelio, Jesús nos hace ver que cuando amamos solamente a los que nos aman, cuando sólo hacemos el bien a nuestros hermanos y amigos, estamos amando de una manera particular, de una forma limitada, y no hacemos nada extraordinario. Dice Mateo en palabras de Jesús que así hacían también los paganos, luego imitamos a los paganos y no al Padre celestial. Nuestro Padre celestial quiere que amemos más allá de nuestros límites afectivos, más allá de nuestros círculos de amistades y familiares, su amor ha de llegar a todos. Fr. Martín Gelabert señala algunas actitudes que hay que adoptar para amar al enemigo: no devolverle mal por mal, porque si al enemigo le devuelvo el mal que ha hecho estoy poniéndome a su nivel haciendo lo que digo que no está bien; amar al enemigo es desearle el bien, es decir, rezar para que se convierta, desearle lo mejor para él; estar dispuesto, si la ocasión se presenta, y si él se encuentra en una necesidad ineludible hacerle el bien.

Es verdad que amar al enemigo nos pone en una situación difícil y límite, mide nuestra capacidad humana, incluso nuestras fuerzas pueden verse superadas. Pero si este amor fuera imposible, Jesús no nos lo mandaría, porque Jesús no manda imposibles. No se trata de sentimientos y decir que no puedo hacer nada contra mis sentimientos, sentimientos que me dicen que no ame a mis enemigos. He de escuchar la voz de mi Maestro Jesús que me pide amar a los enemigos y que me regala también su amor, para que con su amor y mi débil amor logre amar a mis enemigos. Y Jesús también nos dio ejemplo de amar a los enemigos. En el momento supremo de su pasión, pidió al Padre que perdonase a los que le clavaban en la cruz: “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”.

 

Comentarios

2
Filomena Meye 20 de febrero de 2017, 8:09

Me gusta mucho tu profesión y tú congregación éxito hermani

1
fr.Pepe E,op 17 de febrero de 2017, 13:11


Creo que en una situación límite a la persona no querida, le tenderíamos la mano. Se usa la palabra amar en su concepto muy limitado. Amar a los que no son amables es lo que Dios hace. No es amor de sentimientos sino de acción.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
El que lleva en el corazón la vocación del mar acepta morir en un naufragio
Antoine de Saint-Exupéry

A la Escucha

Paz a vosotros

¡Cristo ha resucitado, verdaderamente ha resucitado!

Domingo de ramos

"El triunfo de la vida" V domingo de Cuaresma

"Solo la fe en Jesús nos hace ver la luz" IV domingo de Cuaresma

¿Te animas a ser como la samaritana?

Dios sigue hablándonos y llamándonos, hoy

¿Y tú, qué le dirías?

¿Qué llena mi corazón?

¿El enemigo es digno de mi amor?


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: