Ser fraile dominico Ser fraile dominico

"El Nuevo Templo" Domingo III de Cuaresma, Ciclo B (Jn2, 13-25)

5 comentarios

Lo que se celebra hay que vivirlo para que no se quede en ritos vacíos.

Este domingo nos adentramos en la tercera etapa de nuestro camino cuaresmal, que nos va preparando para celebrar la Pascua del Señor, nuestra meta. Nos quedan tres semanas aún para trabajar por nuestra conversión, para cambiar aquellas cosas que nos atan y no nos dejan seguir, para liberarnos de todo lo que nos esclaviza, de todo lo que nos paraliza, de lo que no nos deja ser nosotros mismos. Se trata de cambiar el rumbo de nuestra vida, en definitiva, para romper con aquello que no nos deja ser mejores personas, y, por lo tanto, mejores cristianos. En las dos semanas anteriores, hemos meditado en las lecturas sobre el significado del desierto y la montaña. Ahora toca que nos detengamos a meditar sobre el templo. Esta es la tercera etapa de nuestro itinerario cuaresmal. Si cuando se nos hablaba del desierto y de la montaña se nos decía que eran lugares privilegiados para la oración, el templo es más privilegiado aún.


  Las fiestas de Pascua eran las celebraciones religiosas más importantes del año para los judíos. Se conmemoraba en ellas la liberación de Israel de la esclavitud de Egipto. Jerusalén se llenaba de peregrinos que venían de todas partes. Durante esos días, la gente iba al templo a orar, a ofrecer limosnas, animales y holocaustos. Todos los animales que se ofrecían debían ser puros. Los que habían sido comprados fuera del templo no eran aptos para el sacrificio. Los puros eran los que los sacerdotes vendían en el templo por un precio mucho más elevado. Además, por si esto fuera poco, tenían que comprar estos animales con la moneda propia del templo. Por esta razón, existían muchos puestos que cambiaban las monedas cobrando también una parte. Como vemos, el templo era un gran negocio.


  Muchos judíos se conformaban con ofrecer animales a Dios en su templo. Pensaban que con eso agradaban a Dios, aunque después su vida se alejase de lo que Dios mandaba. Caían en un culto vacío. Vemos en el Evangelio cómo Jesús se rebela contra esta práctica, y al entrar al templo y ver que se había convertido en un mercado, expulsó con furia a los vendedores, a los cambistas y a los animales. Jesús realiza uno de los gestos más simbólicos que más debieron llamar la atención y provocar la ira de sus enemigos. Jesús no anula el culto, la oración y la adoración a Dios, sino que Él entendía que debía ser otro el culto: ofrecer la vida por los hermanos, amar al prójimo hasta el extremo, en definitiva, vivir como Él vivió.


  Cuando Jesús dijo: “destruid este templo, y lo levantaré en tres días”, no lo entendieron. Estaba hablando del templo de su cuerpo. Esas palabras fueron un signo con el que anunciaba su muerte y resurrección. Jesús, a partir de su muerte y resurrección, se convirtió en el nuevo templo, en el templo verdadero. Él inició la verdadera Pascua. La verdadera liberación no fue la de Egipto, sino la de la esclavitud del pecado y de la muerte eterna. Así pues, el culto verdadero y agradable a Dios es, como dice San Pablo, ofrecer la propia vida. Todo lo que somos y hacemos es parte de nuestro culto a Dios. Lo que se celebra hay que vivirlo para que no se quede en ritos vacíos.


  Lo que dijo Jesús del templo de su cuerpo lo podemos decir de nosotros hoy. Del mismo modo que Dios resucitó a Cristo, también nos resucitará a nosotros si seguimos tras las huellas de Cristo, imitando su modo de vivir y actuar, teniendo como lema el amor y la misericordia.
En nuestra Orden dominicana tenemos muchos Santos que han sido ejemplo de este seguimiento de Cristo. Hoy día muchas personas queremos seguir este modo de vivir apasionante que nos enseñó Santo Domingo de Guzmán. Frailes, monjas, religiosas y laicos hemos dicho sí al Señor y hemos entregado nuestras vidas a Jesucristo, sintiéndonos llamados a hablar de Él, transmitiendo el tesoro que nos ha dejado: su Palabra. ¿Te sientes tú también llamado a anunciar este tesoro?


 

Comentarios

5
fr. Pepe E.op 08 de marzo de 2015, 15:13


Jesús se indigna con escribas,fariseos y sacerdotes. Es frecuente utilizar la religión para nuestro provecho y lucimiento.

Estamos construyendo un mundo, sobre-explotado en beneficio de unos pocos.
El camino que nos lleva al Profeta de Nazared, no es el dinero ni la fama, sino del amor..

4
Sor Martha Manuela O.P. 08 de marzo de 2015, 9:55

En verdad es acertado este comentario del Evangelio que hace referencia al templo que somos, y que Jesús nos da una nueva oportunidad de reconstruir este templo que nosotros a causa de nuestros pecados lo hemos deteriorado.

3
Hna. Amalia Arbeláez Muñoz 08 de marzo de 2015, 9:53

Me gustó mucho. Es un comentario que nos hace aterrizar. Quiero seguir leyendo este tipo de comentarios. Gracias.

2
Sor Guadalupe Jiménez 07 de marzo de 2015, 22:21

Me a encantado tu comentario, ¡que nuestro culto no se quede en un culto vacío! ¡que bonito! sigamos el camino de la humildad y la entrega. siempre a la sombra de Nuestro Padre Santo Domingo. ¡Gracias querido Hermano. Un abrazo.

1
María Elena Hage Beaumont 06 de marzo de 2015, 21:32

Tan acertado como siempre, el comentario del evangelio del domingo III, querido hermano... un espíritu quebrantado y humillado, Tú Dios mío, no lo desprecias... y después es cuando podemos llevar nuestra ofrenda al altar. Muchas gracias por aportar luz al mundo querido Fr.Dailos. Los dibujos son magníficos, lo expresan todo. Un abrazo y que Dios siga hablando por medio de ti.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Cuando oráis a Dios con salmos e himnos, que sienta el corazón lo que pronuncia la boca
Regla de San Agustín

A la Escucha

"Solo la fe en Jesús nos hace ver la luz" IV domingo de Cuaresma

¿Te animas a ser como la samaritana?

Dios sigue hablándonos y llamándonos, hoy

¿Y tú, qué le dirías?

¿Qué llena mi corazón?

¿El enemigo es digno de mi amor?

Nueva justicia para entrar en el Reino de los cielos

“Una pisca de sal y un rayo de luz” V domingo del T.O ciclo A

El Bautismo de Jesús

IV Domingo de Adviento


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: