Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Escuchar la voz en el desierto – II DOMINGO DE ADVIENTO

0 comentarios

«Una voz grita en el desierto»; es la voz de Juan el Bautista, la voz de Dios que nos invita a una nueva vida. En el desierto la voz grita porque el silencio permite que el sonido llegue lejos.

«Una voz grita en el desierto»; es la voz de Juan el Bautista, la voz de Dios que nos invita a una nueva vida, porque lo mejor está por venir: la fiesta ya va a empezar y Dios presidirá el banquete. En el desierto la voz grita porque el silencio permite que el sonido llegue lejos. ¡Qué lejana es nuestra cultura de ese silencio! Ahora la voz debe gritar para sobreponerse al ruido y, así, lograr que se escuche el mensaje. Pero la voz no pretende competir con el ruido, sino acallarlo, «domesticar» los oídos y acostumbrarlos a la dulzura del Evangelio.

Ese es el primer reto que nos propone el Evangelio en este segundo domingo de Adviento: callar y adentrarnos en el desierto. La palabra de Dios nos invita a «preparar el camino del Señor». Pero la acción de Dios no ocurre al margen de la historia, o simplemente en el ámbito de lo privado; el Evangelio de Lucas sitúa los acontecimientos en un momento histórico determinado. Esto indica que la verdadera fe debe reflejarse en todos los ámbitos de la vida del creyente y, así, como consecuencia, irá transformando los diferentes contextos —no siempre favorables al Evangelio— en que los viven los cristianos.

Sin embargo, antes de llegar a ese anhelado momento en que la acción de Dios transforme definitivamente la historia, es necesario escuchar la voz que grita en el desierto. No se puede llegar a la meta sin haber recorrido el camino. Hay que acallar los ruidos que nos afligen, nos distraen y no nos permiten enfocarnos en las cosas verdaderamente importantes. Hay que adentrarse en el desierto. Poco a poco, pero decididamente, la salvación de Dios va a ir transformando nuestra historia ¡y la historia de todos los que nos rodean! Porque la redención no se reduce a un acontecimiento personal, sino a una experiencia que engloba a todos los hijos de Dios.

Comentarios

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: