Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Extendió la mano y lo tocó - VI Domingo T.O.

1 comentarios

Cristo es el verdadero médico de la humanidad, formulando sintéticamente el sentido de la existencia cristiana: no una idea, no una filosofía, no un libro, sino el encuentro personal con Jesucristo.

En el evangelio de hoy destaca una frase: Sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Quiero”. Jesús se compadece. Tiene al leproso cerca y se emociona. Se hace cargo de su situación.

Quizá en ese momento Jesús pensara en la idea del Dios del levítico. Una idea de Dios que mandaba la lepra como castigo divino. Y posiblemente se dijese a sí mismo: “Dios no es así”, “Mi padre no excluye a nadie de su compañía”, “Mi padre no espera el pecado de la humanidad para castigarla con desgracias como la lepra.” Más bien como diría Santo Tomás: “Dios ama todo lo existente”. Es por eso que extiende la mano, y es por eso que no tiene inconveniente en tocar las llagas de la lepra, en transmitir consuelo con el tacto, en transmitir al fin y al cabo calor humano.

No menosprecia al que algunos llamaban “impuro”, no obedece ciegamente los preceptos legalistas, al tocarle le está diciendo al leproso: “Para mí, eres, existes, y te acojo”. Así este gesto inicia tanto la limpieza exterior, la sanación del leproso, como su purificación interior, la curación de su soledad. Una transformación que exclama con la voz de San Juan de la Cruz: “Oh toque delicado, que por la delicadeza de tu ser divino penetras sutilmente la sustancia de mi alma”.

Porque sintiendo lástima, extendió la mano y lo tocó, diciendo: “Quiero”. Aquí en esta frase, se concentra la Historia de la Salvación, se manifiesta la voluntad de Dios de sanar a su creatura enferma, devolviéndole una vida en abundancia.

Cristo es el verdadero médico de la humanidad, es la mano de Dios tendida a la humanidad, para que se levante y se apoye en la roca firme de la fe y del amor, formulando sintéticamente el sentido de la existencia cristiana: no una idea, no una filosofía, no un libro, sino el encuentro personal con Jesucristo, y la experiencia de su amor gratuito.

Porque de esta manera nosotros viviremos una vida con misericordia. Una misericordia que se desglosa en un vivir como el que refleja el pasaje del evangelio, un vivir cercanos, de corazón; valientes, aunque duela; críticos, buscando el porqué; e iluminados, por la fe y por el amor.

Esta vida nos otorga la posibilidad de ser verdaderos predicadores de la gracia, predicadores que sepamos limpiar y sanar heridas espirituales, predicadores que seamos instrumentos del amor de Cristo. Predicadores en definitiva que sintamos lástima, extendamos la mano, toquemos y digamos: “quiero”.
 

Comentarios

1
fr. Pepe E.op 09 de febrero de 2018, 0:37


Los predicadores de la gracia, no debemos retirar la mano a nadie.
A los dirigentes religiosos y piadosos del tiempo de Jesús y también ahora,les irritaba que ayudara a la gente. Por eso dijeron que estaba endemoniado (Mc 3,22),que violaba las leyes religiosas y había que matarlo (Mc 3,6: Jn 5,16;9,22),que era un blasfemo (Mc2,7)un impostor (Mt 27,63)...
Hay leyes y costumbres nuevas, pero ciertas actitudes humanas permanecen por encima de los cambios.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Cristo, el nuevo Adán, en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación
Concilio Vaticano (GS 22)

A la Escucha

"Vino a los suyos y no le recibieron" - XIV Domingo TO

"La familia de Jesús" X Domingo TO

Solemnidad de Corpus Christi - El tesoro de la Iglesia

Santisima Trinidad

Solemnidad de Pentecostés

Solemnidad de la ascensión del señor

Vosotros sois mis amigos - Sexto Domingo de Pascua

Yo soy el buen pastor - Cuarto Domingo de Pascua

Con los ojos de la fe - Tercer domingo de Pascua

La alegría del Resucitado - Segundo domingo de Pascua


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: