Ser fraile dominico Ser fraile dominico

La fe del ciego Bartimeo (Domingo XXX TO - Mc 10, 46-52)

5 comentarios

Si tenemos fe en Dios, lo que pidamos, si es para nuestro bien, se nos concederá. El ciego no recobra solo la vista, sino que se convierte en un verdadero seguidor de Jesús, pues como nos dice el evangelio: “lo siguió por el camino”.

En el Evangelio de este domingo vemos cómo un ciego llamado Bartimeo, que estaba sentado al borde del camino pidiendo limosna, al oír que pasaba Jesús delante de él, comienza a gritarle: “Hijo de David, ten compasión de mí”. Algunos de los que le oían le regañaban para que se callara, pero él gritaba más fuerte.

A veces, nos resulta fácil reconocernos en la persona de Bartimeo. Vivimos en ocasiones como si estuviéramos ciegos, perdidos, al borde del camino, en la cuneta, y no vemos al que puede curarnos, al que puede hacernos feliz, al que puede orientar nuestra vida y dotarla de sentido.

Ante esto ¿cómo reaccionar? Vemos en el evangelio cómo el ciego Bartimeo cuando se enteró que pasaba por allí Jesús, al saber que podía curarlo, se lanzó a gritarle: “Hijo de David, ten compasión de mi”. No perdió la oportunidad de intentar conseguir que le curara. Así es como deberíamos reaccionar sus seguidores, porque Jesús es el que nos puede curar, hacernos felices, y orientar nuestra vida hacia buen puerto.

Ante la insistencia de Bartimeo, Jesús se detuvo y lo mandó llamar. Bartimeo soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús. Si acudimos a Jesús con fe, como lo hizo Bartimeo, Él no pasará de largo dejándonos ciegos, al borde del camino, o con la dificultad que tengamos, sino que se parará, nos escuchará, y como hizo con el ciego del evangelio nos preguntará: ¿Qué quieres que haga por ti? ¿Qué necesitas? ¿En qué puedo ayudarte? Con el cariño y el cuidado que un padre cuida de su hijo, así lo hará Jesús con nosotros.

Bartimeo, ante la pregunta que le hace Jesús, no duda en responder: “Maestro, que pueda ver”. Él sabe muy bien lo que necesita. Poder ver. ¡Qué petición tan bonita! Cuando uno puede ver las cosas de manera diferente, desde perspectivas distintas, logra orientarse mejor, y su vida da un cambio radical.

Jesús, ante la petición de Bartimeo, le responde: “Anda, tu fe te ha curado”. Y nos dice el evangelio que al momento recobró la vista y lo siguió por el camino. ¡Qué importante es tener fe! Si tenemos fe en Dios, lo que pidamos, si es para nuestro bien, se nos concederá. El ciego no recobra solo la vista, sino que se convierte en un verdadero seguidor de Jesús, pues como nos dice el evangelio: “lo siguió por el camino”. Después de tener esa gran experiencia, ese encuentro personal e íntimo con Jesús, Bartimeo no puede hacer otra cosa que seguirle.


Después de tener un encuentro personal con Jesús, como el que tuvo Bartimeo, es difícil no seguirle. Es difícil no amarle y dejar que sea Él el guía, el rey, el maestro de nuestra vida.

 

Comentarios

5
Maria Rosario Ruiz 26 de octubre de 2015, 16:10

que Dios siga llenando tu corazón del Espíritu Santo para proclamar la Palabra del Señor que llega a nuestras almas DIOS L BENDIGA SIEMPRE. Para gritar como Bartimeo Jesús hijo d David ten compacion de mi.

4
[Anónimo] 25 de octubre de 2015, 17:26

Que el Señor siga iluminándote para que sigas escribiéndonos cosas tan bonitas querido Dailos. Un saludo desde Sevilla donde te seguimos recordando con cariño.

3
Mihaela Loredana Rguez 25 de octubre de 2015, 16:45

Querido Hermano Dailos , que buen artículo has escrito , como dice nuestro Párroco Don Vicente : " Señor que yo no me quede ciego nunca , ni sufra de miopía" , porque en ese caso podriamos a llegar a tener cataratas y hay que presentarse inmediatamente al oftalmólogo alias : optico.
Espero que el Señor me ayude a no quedarme ciega de alma y espiritu. Tu articulo una verdad como un templo.
Gracias por tus palabras.

2
María Elena 24 de octubre de 2015, 7:36

Querido hermano fr. Dailos, me ha encantado el comentario al evangelio, gracias por contemplar la palabra de Jesús y traerla a nuestros corazones, para que, como Bartimeo, podamos gritar con fuerza, Jesús, hijo de David, ten compasión de mí. Un abrazo de tu hermana en Cristo, y que sigas predicando con tanto acierto y hondura

1
Un hermano 23 de octubre de 2015, 10:34

Muy buen comentario Fr. Dailos. Un abrazo desde tu tierra!

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Cristo, el nuevo Adán, en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la grandeza de su vocación
Concilio Vaticano (GS 22)

A la Escucha

"Solo la fe en Jesús nos hace ver la luz" IV domingo de Cuaresma

¿Te animas a ser como la samaritana?

Dios sigue hablándonos y llamándonos, hoy

¿Y tú, qué le dirías?

¿Qué llena mi corazón?

¿El enemigo es digno de mi amor?

Nueva justicia para entrar en el Reino de los cielos

“Una pisca de sal y un rayo de luz” V domingo del T.O ciclo A

El Bautismo de Jesús

IV Domingo de Adviento


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: