Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Ser sanadores sanados - VIII DOMINGO DEL T.O.

1 comentarios

"Para ser capaces de trasmitir la misericordia de Dios hemos de ser capaces de sentir dicha misericordia en nuestra vida".

Solo cuando Dios nos sana, cuando volvemos a ser un árbol sano, podemos dar el fruto del amor que lleva a la comunión.

El evangelio de este domingo es variado y lleno de significado. Es el final del sermón de la llanura, y dentro de este breve pasaje Jesús nos propone algunas enseñanzas para nuestra vida. Nadie nace sabiendo. En nuestra vida tenemos un proceso de aprendizaje. Durante el mismo nos fiamos de aquel que nos enseña. Vamos creciendo, madurando e interiorizando aquello que nos enseña. Por eso, aquel que nos enseña debe haber recorrido dicho camino antes. Si queremos llegar a un lugar, sin usar la tecnología como el GPS o Google Maps, lo normal es preguntar a alguien que ya ha estado allí o lo conoce. No tendría sentido preguntar a alguien que pudiera estar igual o más perdido que nosotros.

Aunque en el caso cristiano, este aprendizaje dura toda la vida. Porque solo uno es el maestro y todos nosotros somos discípulos. Es verdad que en nuestra vida habremos tenido algunos maestros en la fe. Esas personas que nos han enseñado las cuestiones básicas, como nuestros padres, catequistas o padrinos. O incluso alguien que nos aconseja espiritualmente. Pero todos ellos no dejan de ser discípulos del único maestro. Y todos juntos estamos llamados a seguir la acción de Cristo por la fuerza del Espíritu. Es decir, a ser «como nuestro maestro», a ser otro Cristo en la tierra que siga sanando y llevando la Buena Noticia al mundo.

Para llevar a cabo dicha tarea debemos ser capaces de conocernos a nosotros mismos. De tener la capacidad de autocrítica para poder sacar cada día lo mejor de nosotros. Esa capacidad de fijarnos bien para ver cuáles son las vigas que tenemos cada uno. No vaya a ser que, en realidad, la mota que veo en mi hermano no deje de ser mi propia viga, que sitúo en el otro. Y esa autocrítica tiene que venir acompañada de una actitud cristiana fundamental: el perdón. Para ser capaces de trasmitir la misericordia de Dios hemos de ser capaces de sentir dicha misericordia en nuestra vida. Ser capaces de dejar nuestro pasado atrás y no atormentarnos más. En definitiva, dejarnos de verdad perdonar por Dios. Solo cuando Dios nos sana, cuando volvemos a ser un árbol sano, podemos dar el fruto del amor que lleva a la comunión. Y, al igual que el ser discípulos, este dejarse perdonar por Dios y los hermanos, acoger su misericordia, es algo para toda nuestra vida.

Por eso, el que se siente amado y perdonado puede llevar al mundo amor y perdón. Cuando nos encontramos enojados con nosotros mismos, es fácil estar molesto con el resto del mundo. Cómo nos comportamos nos habla en el fondo de cómo somos. Al terminar este sermón de la llanura, Jesús nos está llamando a mirar dentro de nosotros. A examinarnos para ver de qué está lleno nuestro corazón. Ver quién está reinando en él. Lo bueno o lo malo, «porque lo que rebosa del corazón lo habla la boca». Si somos personas que proponen en lugar de criticar, que construyen en lugar de destruir, que perdonan en lugar de condenar, es porque el amor de Dios rebosa en nuestro corazón. Por tanto, hermanos y hermanas, ¿quién reina en nuestro corazón?

Comentarios

1
fr. Pepe E..op 01 de marzo de 2019, 12:32


Los Evangelios relatan las polémicas de Jesús con los sabios en los asuntos de Dios, convirtiéndose en su tiempo y el nuestro en un problema con los expertos en normas divinas y humanas.
Podemos tener una relación positiva con la religión y no una relación con Dios.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Porque el ser nuevo que es unidad desprendida de la disparidad de las cosas no se impone a ti como una solución de jeroglífico, sino como un apaciguamiento de litigios y una cura de heridas
Antoine de Saint-Exupéry

A la Escucha

XVI DOMINGO DEL T.O - ¿Señor, quién puede hospedarse en tu tienda?

XV DOMINGO DEL T.O - EL BUEN SAMARITANO

XIV DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - ENVIADOS A PREDICAR

XIII DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO - «SÍGUEME»

Acción de gracias, bendición y compartir

Vivir trinitariamente - SOLEMNIDAD DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD

PENTECOSTÉS - Las buenas noticias son para compartirse

ASCENSIÓN DEL SEÑOR

VI DOMINGO DE PASCUA

La contemplación, ¿de qué va?


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: