Ser fraile dominico Ser fraile dominico

"Solo la fe en Jesús nos hace ver la luz" IV domingo de Cuaresma

3 comentarios

El reconocimiento de nuestra debilidad y nuestros límites, nos sirven como medios para fortalecer nuestra fe en Jesús.

Este tiempo de Cuaresma es un momento ejemplar y significativo en que todo cristiano debe tomar conciencia de las deficiencias y dificultades que le impiden descubrir la luz divina que solo en Jesús y a través de Él entramos en la reconciliación con el Padre. Esta luz divina fortalece nuestra fe en Dios y nos ayuda a descubrir en Jesús, como aquel ciego del Evangelio, el verdadero y auténtico mesianismo emprendido por Él para salvar a la humanidad del pecado.


El ciego que figura en el Evangelio de este domingo representa la ceguera humana. Una ceguera total e innata, causada por el pecado y que dicha ceguera nos ha alcanzado y la hemos asumido. ¿En qué sentido y de qué forma se refleja esa ceguera en el hombre? En el endurecimiento de nuestros corazones que nos arma una constante rebeldía contra el Dios bondadoso y misericordioso que tomó nuestra carne y asumió nuestra culpabilidad para que fuéramos liberados de la oscuridad del pecado y pudiéramos ver la luz salvífica.


El conflicto que aparece en el evangelio entre los fariseos y el ciego curado presenta su núcleo en el orgullo y la soberbia que muestran los fariseos después de reconocer a aquél que fue curado por Jesús. Algunos podrían creer que el problema se versa sobre el tema del sábado, día en que Jesús untó el barro en los ojos del ciego. Pero por ahí no va el asunto; sino que los fariseos, tras haber experimentado y vivido en muchas ocasiones la actividad mesiánica de Jesús, centrada en la declaración de la igualdad de todos los hombres ante Dios; la prioridad de los valores humanos- los enfermos, pobres y personas marginadas- sobre las leyes y costumbres impuestas por las autoridades políticas y religiosas de su tiempo; leyes que se declinaban y se articulaban a gusto de sus deseos y ambiciones, les rechinan los dientes y sus corazones, se llenan de envidia y rencor contra Jesús, intentan levantar falsas acusaciones contra Él utilizando el sábado como excusa de perversidad respecto a las leyes y costumbres. ¿Y aquí acaba el asunto? No, sino que los fariseos, por su iniquidad, hipocresía, carencia de justicia y amor asumen la ceguera, una ceguera incurable pero voluntaria que, aun teniendo presente la luz divina manifiesta en Jesús, cierran sus propios ojos con fuerza con la intención de no reconocer la verdad y la presencia del reino de Dios que ya se manifestaba en las palabras y obras de Jesús.


¿Cómo se manifiesta esta ceguera farisea en el mundo actual? De distintas maneras, en el orgullo, la soberbia, la hipocresía, la opresión y explotación de los pobres son unas de las formas que todavía siguen debilitando nuestra fe en Jesús y nos mantienen en esta ceguera. Los fariseos utilizan el calificativo “empecatado” para aquél que en realidad se quedó libre de sus pecados al creer que Jesús es el Señor después de ser curado. El reconocimiento de nuestra debilidad y nuestros límites, la toma de conciencia sobre nuestra culpabilidad y voluntad de reconciliarnos con Dios en la humildad, amor y sinceridad nos sirven como los únicos medios capaces de fortalecer nuestra fe en Jesús, el Dios encarnado que entregó su vida para nuestra salvación.


Otra actitud importante que revela Jesús en este texto del evangelio es la entrega incondicional al servicio de las personas vulnerables y rechazadas social y económicamente. La actitud cristiana de servicio del “yo a ti” no exige condición ni acuerdo alguno, es gratuita y manifiesta la gratuidad que recibimos de Dios en la gracia y en el amor. Existen en nuestras sociedades personas marginadas por razones sanitarias y económicas, que ni siquiera los medios de comunicación se atreven a informar de las razones que les conducen a estas circunstancias. En cambio, los argumentos de rechazo son tan abundantes y sirven de excusas para evitar la mejor atención para estas personas. Pues esta atención de Jesús al ciego abandonado y rechazado por su sociedad sirve de ejemplo para los que hemos decidido continuar esta misión salvífica de Jesús en la predicación y en los distintos carismas con los que la Iglesia se identifica como portadora de la luz y de la verdad heredadas del Señor, única fuente del amor y de la revelación de Dios.


En este tiempo de Cuaresma nos invita Jesús a abandonar nuestras actitudes y comportamientos farisaicos que constantemente producen en nosotros una ceguera incurable pero voluntaria. Una ceguera que conscientemente adoptamos con comportamientos de hipocresía y de orgullo, y al mismo tiempo que nos alejan de la verdad y del amor de Dios marcados en la persona de Jesús.
 

Comentarios

3
Fr. Mário Cuvalela 27 de marzo de 2017, 10:46

Que la fé en Jesús nos haga ver la luz, pues sin ella todo se queda obscuro. !Gracias, Fr. José Luis!

2
Julio Muñoz Mogrovejo 26 de marzo de 2017, 0:37

Esa ceguera, es la que esta llevando al mundo a no reconocer en Jesús, la luz de vida que El es para toda la humanidad y nos portamos como los fariseos, que no quieren ver en Jesús, el amor que nos tiene nuestro Padre Dios para con todos los hombres.
Dios le ilumine siempre F. Jose Luis.

1
fr.Pepe E,op 25 de marzo de 2017, 12:18

A la autoridad religiosa únicamente le importa una cosa: que se actúe conforme a la ley. La investigación con el ciego y sus padres pone de manifiesto que han perdido todo interés, tanto por la persona del ciego,como por la verdad de lo sucedido; se aferran solo a la posible alteración de la legalidad.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: