Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Una asamblea festiva (Solemnidad de Todos los Santos)

2 comentarios

Los santos han sido para su época un toque de atención. Muchas veces han sido incomprendidos, ya fuera por ser adelantados a su tiempo o por ir en contra de las ideas reinantes de la sociedad

Este domingo celebramos la Solemnidad de Todos los Santos. Un momento especial para recordar a esa «multitud de intercesores» que alaban continuamente a Dios y le piden que derrame sobre nosotros su misericordia y perdón. Como sabemos, el mes de noviembre ha venido a llamarse en la Iglesia el mes de los difuntos. Es por tanto curioso que el primer día, y la primera solemnidad de este mes, esté dedicado a recordar «la asamblea festiva de todos los santos». Una asamblea que, como ya hemos dicho, es multitud. Quizás con este día, la Iglesia quiere resaltar la llamada universal que Dios hace a toda la humanidad a la santidad. Y esta llamada, nos la presenta la Iglesia con el texto de las bienaventuranzas.

Las bienaventuranzas pueden ser consideradas un resumen o una concentración del mensaje de Jesús. Por eso, pueden servirnos de espejo a la hora de repasar nuestra vida cotidiana para ver si nos dejamos transformar por la fuerza del Espíritu. Además, nos sirven de consuelo ante las contrariedades de nuestra vida diaria. Pero no debemos considerar que al llamar Jesús bienaventurados a los pobres, los que lloran, los que claman justicia, está justificando su situación. Como si dijera que así son buenos, porque están padeciendo. No. Más bien, Jesús está cambiando el orden lógico, de nuestra lógica, por la que consideramos bienaventurados a los supuestos “triunfadores” que llegan arriba sin importarles caiga quien caiga. Con las bienaventuranzas, Jesús no sólo nos da un espejo donde mirarnos, donde ver si el Evangelio va calando en nuestra vida. Sino que además hace una condena de todas las situaciones de injusticia que había tanto en su tiempo como en el nuestro.

Por eso las bienaventuranzas suelen causar irritación en unos y admiración en otros. Todo aquél que se siente irritado por esta llamada de atención, está llamado a la conversión. Está llamado a dejar los “ídolos” del mundo (dinero, fama, etc.) y volver su mirada a Dios. Para los que causa admiración es un alivio. Para estos sufrientes, las bienaventuranzas son en verdad una «Buena Noticia». Todos aquellos que son pobres, lloran, tienen hambre y sed de justicia, son mansos, misericordiosos, limpios de corazón, buscan la paz o son perseguidos por el nombre de Jesús encuentran consuelo. El consuelo de sentirse amados y protegidos por el Señor. Un Señor que denuncia su situación y llama a sus hermanos a luchar contra la injusticia de este mundo.

Y precisamente, esto es lo que han hecho los santos. Cada uno ha vivido en su vida las bienaventuranzas dependiendo del carisma de su orden, como miembro de la jerarquía o como tantos innumerables fieles laicos. Los santos han sido para su época un toque de atención. Muchas veces han sido incomprendidos, ya fuera por ser adelantados a su tiempo o por ir en contra de las ideas reinantes de la sociedad. Han sido personas que han sido exigentes consigo mismo. Esta exigencia, la de la santidad, viene dada por aquel de la que procede. Y es que la santidad es un fruto del Espíritu, de aquel que es llamado santo y santificador en la Escritura. Que en este día sepamos abrirnos a su fuerza renovadora para poder contemplar un día, con toda la «multitud de intercesores» a Aquel que nos creó para la vida eterna.

Comentarios

2
Anónimo 01 de noviembre de 2015, 16:47

Que gran verdad: "Todos aquellos que son pobres, lloran, tienen hambre y sed de justicia, son mansos, misericordiosos, limpios de corazón, buscan la paz o son perseguidos por el nombre de Jesús encuentran consuelo." Sigue así, el Señor obra en ti.

1
Martín Gelabert 31 de octubre de 2015, 13:44

Enhorabuena por estas reflexiones. Los santos "toques de atención". Bien. Santos porque señalan. Son signos de credibilidad. Un saludo para todos los "cuidadores" de esta página.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: