Ser fraile dominico Ser fraile dominico

EL P. Marie-Joseph Lagrange O.P.

4 comentarios

Como un San Jerónimo auténtico -algunos le han comparado con él-, el P. Lagrange se comportó como un héroe al servicio de una Iglesia que amaba con toda su alma; ni el racionalismo modernista, ni el oscurantismo de las doctrinas bíblicas de algunos círculos eclesiales pudieron doblegarle

Creyente y Exegeta audaz


Alberto Lagrange (7-3-1855), nacía un día de Santo Tomás de Aquino (entonces el 7 de marzo) y sería dominico (en la Orden recibió el nombre Marie-Joseph), después de haber estudiado Derecho, en la Provincia francesa de Toulouse. Fue ordenado sacerdote en Zamora, el día 22 de Diciembre de 1883, porque los dominicos franceses habían sido expulsados de Francia y habían sido acogidos en el Convento de San Esteban de Salamanca. Desde Viena, después, donde estudiaba las lenguas orientales, fue enviado a Jerusalén, a “su casa”, a San Esteban de Jerusalén, para empezar una obra ardiente, como lo es la Biblia y su interpretación. Decía que la Biblia no se podía entender bien si no es en su misma tierra.


Era un hombre de profundas convicciones metodológicas, pero a la vez, sensible, piadoso y, como buen hijo de Santo Domingo, amante de la “comunión” en la Iglesia, por lo cual estuvo a punto de abandonar su estudios, su especialidad... si así se lo hubiera pedido el Maestro Cormier por exigencia de Pío X (en sus “Souvenirs personnels”, su Diario íntimo, nos abre su alma en todos los sentidos). Su itinerario es como la vida de un titán en una situación difícil para la Iglesia. Su amor a la Biblia hizo de él el exegeta con alma, con verdadero espíritu crítico en las cuestiones que debía confrontar la tradición católica con la protestante y con la visión racionalista del momento (como es el caso de Renan y Loisy). El impulso que ofreció a la Iglesia el P. Lagrange, con muchas incomprensiones y sufrimientos, lo hacen más grande en su obra: la fundación de L´Ecole Biblique (1890), de la Revue Biblique (1892), de la famosa colección exegética Études Bibliques (1903) lo ponen de manifiesto.


Como un San Jerónimo auténtico -algunos le han comparado con él-, el P. Lagrange se comportó como un héroe al servicio de una Iglesia que amaba con toda su alma; ni el racionalismo modernista, ni el oscurantismo de las doctrinas bíblicas de algunos círculos eclesiales pudieron doblegarle. Obediente y audaz a la vez, abrió una puerta que estaba cerrada para muchos teólogos y amantes de la Biblia, porque como buen hermano de Tomás de Aquino (así lo plasmó en sus tesis sobre la Inspiración) entendía que la fe no tiene que renunciar a la racionalidad hermenéutica. Su obra sobre La Méthode historique (1903), -resultado de unas conferencias en Toulouse-, marcó un hito, sin duda, en aquellos momentos, pero le supuso una persecución inaudita desde distintos frentes eclesiásticos. No obstante, en esta lucha apasionante recuperó casi un siglo de atraso en esta tarea de interpretación y exégesis de los textos bíblicos en el ámbito de los estudios de la teología católica; así lo han reconocido muchos especialistas de confesiones evangélicas o protestantes.


Es curioso, y no deja de ser extraño, que se viera obligado a abandonar la exégesis del Antiguo Testamento por sus tesis sobre el Génesis, cuando defendía en aquellos momentos que Moisés no podía haber escrito el Pentateuco tal como lo tenemos. Y ello le llevó a sus comentarios extraordinarios al Nuevo Testamento. Los cuatro evangelios y las cartas a los Gálatas y los Romanos, siguen siendo verdaderamente interesantes y curiosos a veces. El análisis, el método, la cultura que trasmite… todo ello era nuevo, muy nuevo en el campo católico y así preparó el camino a tantos y tantos especialistas que llegarían a marcar las pautas más valiosas de muchos documentos del Vaticano II.


Murió lejos de Jerusalén, de su convento de San Esteban, de su obra maravillosa como es L´Ecole Biblique. Su vida había sido una lucha por la “libertad” en la exégesis y la teología. En sus últimos días preparaba todavía, después de lo que había llovido, sus tesis sobre la autoría del Pentateuco y las discutidas fuentes. Pero no pudo terminar… era su destino.., moría el día 10 de marzo de 1938 en el convento de Saint-Maximin en Francia, donde había hecho su noviciado como dominico. Sus restos fueron trasladados a Jerusalén, a la Basílica de su convento de San Esteban en noviembre de 1967. Así se cumplía su deseo, ya que algunos de los que le acompañaban en los últimos momentos le oyeron exclamar en su agonía: “¡Jerusalén… Jerusalén!”: fueron sus últimas palabras.
 

Comentarios

4
Armando Bastidas 06 de octubre de 2015, 23:15

al parecer la fecha de la muerte del padre Lagrange es errada.

3
manuel bonet 15 de enero de 2011, 0:28

me encanto hace unos cuatro años leer un folleto sobre le P. Lagrange. era una publicacion española para presentarlo en vida nueva. no me imagine lo que sufrio para luego descubrilo como piedra de la exegesis actual, sus libros los teniamos en la casa de formacion y alli lei cosas a lo mejor con un lenguaje no tan actual, pero si de hoy.

2
jose torres villalvazo 25 de octubre de 2010, 15:55

datos dan muy escuetos, donde encontrar mas?donde encontrar los escritos del padre lagrange en espanol o en frances ?vivo en tecoman,colima mexico y no he visto escritos del padre lagrange.pueden darme alguna direccion?e-mail? pagina web?gracias por sus atenciones

1
santiago rodriguez 21 de septiembre de 2010, 1:05

soy ex-OP.....¿Porque no escriben algo sobre el Beato Buenaventura Garcia de Paredes?

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Conoces lo que tu vocación pesa en ti. Y si la traicionas, es a ti a quien desfiguras
Antoine de Saint-Exupéry

Antes que Nosotros

Tomás de Aquino, testigo y maestro de la fe

"San Alberto Magno, precursor del Renacimiento"

Martín de Porres, un buen samaritano

San Jacinto de Polonia

Santa Teresa de Jesús y los Dominicos

El camino de algunos que ofrecieron la Palabra al prójimo

La búsqueda de la contemplación dominicana

Juan Bautista Enrique Lacordaire, O.P. (1802-1861)

Santa Rosa de Lima

El Beato Manés. La discreción impagable


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: