Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Los Modos de Orar de Santo Domingo

3 comentarios

“cada movimiento era una lengua que hablaba de lo que rebosa el corazón”.

 

El pasado verano dedicamos las entradas de nuestra página a la historia de la Orden. Este verano os ofreceremos un aspecto muy concreto de la espiritualidad de nuestra Orden y puede que algo desconocido fuera de la vida dominicana; se trata de lo que conocemos en la Orden como los “Modos de Orar de Santo Domingo”. Cada semana expondremos uno de los nueve Modos de Orar; con textos de Fr. Ángel Fariña y las ilustraciones de Fr. Félix Hernández.

La actividad con gestos que usaba Santo Domingo, recogida en los citados Modos de Orar, no supone una novedad con respecto a lo habitual en su época. El testimonio de los Modos de Orar se encuentra corroborado por los testigos del proceso de canonización de Santo Domingo, y por la mayoría de las narraciones primitivas sobre su vida. El fraile dominico Francisco de Posadas hablaba de ellos diciendo en la biografía que escribió sobre Santo Domingo que “cada movimiento era una lengua que hablaba de lo que rebosa el corazón”. Pero hay que tener algo en cuenta, a saber: a Santo Domingo le resultaba fácil seducir a las personas con las que se encontraba, pues, como confiesa Fr. Jordán de Sajonia, sucesor de Santo Domingo, y él mismo lo había experimentado; “se atraía con facilidad el amor de todos. Apenas le veían, se introducían sin dificultad en su corazón”.

En el caso de Santo Domingo, además, se da una curiosa paradoja. Parece como si tuviese una doble vida, explicamos estos para que no se malinterprete. Por un lado, Santo Domingo realiza la enorme labor de organizar una estructura tan compleja y admirada por los juristas como la de la Orden de Predicadores, la profunda dedicación a la predicación, los viajes, y un largo etcétera. Por otro lado, la intensa vida de oración que caracterizaba a nuestro padre.

Es la división entre lo diurno y lo nocturno (este aspecto último por supuesto también es tiempo de salvación), entre la actividad y la contemplación, que ya aparece en la primera biografía de Santo Domingo escrita por Jordán de Sajonia. Con semejante imagen se intenta mostrar una especial cualidad de presencia, una capacidad sorprendente de estar íntegramente donde y en lo que se está. Pasando sin rupturas de la oración a la acción y viceversa. Como dicen varias veces los Modos de Orar, se ve de qué modo había Santo Domingo integrado satisfactoriamente lo psicológico y lo espiritual.

A pesar de que la cercanía de trato con Dios es resaltada en todas las hagiografías, algo debió seducir poderosamente a quienes vieron orar a Santo Domingo. Un texto como el de los Modos de Orar, nace de esa experiencia, es decir, alguien que lo ha visto escribe sobre Santo Domingo sin sacarlo de su experiencia cotidiana, reduciendo al mínimo los acontecimientos extraordinarios, manteniendo continuamente una actitud narrativa descriptiva y por consiguiente, de gran eficacia.

Aprender a orar; y orar con los Modos de Orar de Santo Domingo en nuestros días puede ser una invitación a recuperar la posibilidad de dar cauce a la expresión corporal, gestual y verbal con la suficiente espontaneidad, creatividad y naturalidad. Esta invitación puede venir, además, a satisfacer la demanda de tal recuperación que existe en la actualidad en diversas sensibilidades de orientación cultural y religiosa muy diversa.
 

Comentarios

3
Gerardo Bonilla 06 de julio de 2013, 0:55

Puede un pecador, hablar del pecado?,
Puede un pecador, tratar de ser mejor viviendo en el pecado?
Puede un pecador. ser cristiano sin dejar el pecado?

2
Eva Angelina Alcaraz 02 de julio de 2013, 19:30

Gracias por compartirnos este tema sobre la oracion,, pues el mantenerme en constante dialogo con Dios por medio de la oracion me ayuda en mi diario vivir y a estar mas cerca de El, bendiciones, unidos en oracion..

1
Lorenzo Reyes 02 de julio de 2013, 7:27

Muchas gracias, es un tema muy interesante tanto para la vida religiosa, como la laica. Creo que es fundamental la oración en la vida cotidiana, sobemos lo difícil que muchas beses rezar, otras beses se optan por otras practicas meditativas que a la larga son asta contraproducentes, como lo pueden ser el yaga, y tras técnicas orientales las cuales no sirven de nada.
Creo que es fundamental la oración cristiana, contemplativa y meditativa. Por eso se dice en ocasiones de primero se ora para creer, y es creyendo como se vive.

Dios los bendiga

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Todos los hombres, dotados de alma racional y creados a imagen de Dios, tienen la misma naturaleza y el mismo origen y, redimidos por Cristo, gozan de la misma vocación y destino divino
Conclio Vaticano II (29)

Noveno Modo de Orar

Octavo Modo de Orar

Séptimo Modo de Orar

Sexto Modo de Orar

Quinto Modo de Orar

Cuarto Modo de Orar

Tercer Modo de Orar

Segundo Modo de Orar

Primer Modo de Orar

Los Modos de Orar de Santo Domingo


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: