Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Séptimo Modo de Orar

2 comentarios

Santo Domingo ora de esta forma porque sabe que de Dios no se puede hablar con propiedad, pero también sabe que necesitamos hablar de Él con más necesidad que de ningún otro asunto.

 

Séptimo Modo de Orar

En el séptimo modo de orar Santo Domingo sigue de pie pero sus brazos se unen y apuntan hacia el cielo. Esta postura nos indica la sintonía con Dios que le llama, que le impulsa; muestra su disposición para que lo arranque de lo normal y le encomiende una misión que va más allá de lo de siempre. Con este gesto responde a la llamada a la predicación, a la palabra que debe ser como espada de doble filo (Heb 4,12) como flecha, y de ahí la postura de sus brazos, que apunta muy lejos. Porque la palabra no tiene límites ya que es como el viento, como el Espíritu.

Esta forma de orar traduce la apertura del hombre a su Creador y su llamada hacia Él. Santo Domingo sabe que de Él emana todo ya que es la fuente de la que todo surge. Pero también sabe que es la meta y el origen de todo. Sabe que es lo más incognoscible, pero que a la vez es lo que más le concierne; lo más oculto y lo que más desea conocer. Santo Domingo ora de esta forma porque sabe que de Dios no se puede hablar con propiedad, pero también sabe que necesitamos hablar de Él con más necesidad que de ningún otro asunto. Lo menos conocido para nosotros es lo que más necesitamos; es aquello, en palabras de San Agustín, de que “nos has hecho para ti y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti”.


 

¿Dónde pudo cimentar Santo Domingo esta práctica? Desde mi punto de vista en Dios mismo, porque nuestro padre sabe que ha tenido a bien dársenos a conocer. Dios al revelarse, en Cristo, hace patente la profunda dimensión religiosa del hombre mismo, ya que en Cristo se revela el fundamento absoluto del ser humano: Dios. Esta forma de orar es la respuesta de Santo Domingo a la llamada a ser hijo de adopción, y por tanto heredero de la vida bienaventurada.

(Dibujos de Fr. Félix Hernández OP)


 

Comentarios

2
Lorenzo Reyes 01 de septiembre de 2013, 16:08

Gracias de nuevo Fr. Ángel por el revelador comentario, supongo que de igual manera los que los pináculos de los templos apuntan hacia el cielo, nuestro padre Domingo, quiere estar en presencia de su Creador.

De igual manera cuando alzamos los brazos al cielo la punta está dirigida a un solo Dios y en la parte baja, a la altura de los hombros es más ancha la respuesta es para todos, “Id y por todo el mundo y predicad el Evangelio a toda criatura”. (MC 16:15)

Dios los bendiga

1
María Teresa 28 de agosto de 2013, 17:39

En la práctica del Tai Chi, cuando levanta los brazos inhala, y cuando los baja, exhala. Con los brazos arriba, el cuerpo está lleno de oxígeno y se siente bien. Y así, los baja, relajado. Debe haber paralelismos entre las posturas de otras religiones y la de usted.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Con los pies descalzos salgamos a predica
santo Domingo de Guzmán

Noveno Modo de Orar

Octavo Modo de Orar

Séptimo Modo de Orar

Sexto Modo de Orar

Quinto Modo de Orar

Cuarto Modo de Orar

Tercer Modo de Orar

Segundo Modo de Orar

Primer Modo de Orar

Los Modos de Orar de Santo Domingo


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: