Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Colegas, amigos, amicísimos (sobre la amistad tomista)

3 comentarios

Santo Tomás y otros muchos autores están convencidos de que solo así es posible ir forjando una auténtica relación de amor verdadero. Y es que, por ser un don de Dios, la amistad bien vivida se convierte en algo maravilloso: «lo más necesario para la vida. En efecto, sin amigos nadie querría vivir, aunque tuviera todos los otros bienes» (Aristóteles).

Hoy en día están de moda el buenrollismo, el compañerismo o el colegueo. Todos tenemos amigos, muchos y grandes: quedamos con frecuencia, compartimos momentos inolvidables, nos comunicamos en redes sociales… ¿Pero hasta qué punto estamos seguros de que todas estas relaciones de amistad están bien asentadas?, ¿sabemos si son auténticas del todo? Como muchas veces en la vida, es bueno acudir a los más expertos: preguntémosle a santo Tomás de Aquino, ya que hoy es su fiesta… ¡Que él nos ilumine con su experiencia y sabiduría!

Antes que nada, podemos consultar otra gran fuente del saber: el Diccionario de la lengua española (RAE, ASALE [col.]). Leemos que amigo es aquel «que tiene relación de amistad» —por cierto, el superlativo tiene doble forma: amiguísimo o amicísimo (#CuriosidadesAcadémicas)—. Quizá esta definición nos pueda dejar algo insatisfechos, de modo que sigamos leyendo un poco: la amistad se define como un «afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato».

Tomás de Aquino también relaciona la amistad con el amor. Aunque la cuestión de la amistad es tratada en varios lugares, podemos elegir su obra cumbre: Suma de teología, II-II, q. 23, a. 1; en la segunda parte de la segunda parte (no, no es una broma de los hermanos Marx…). Santo Tomás se pregunta si el amor (al que llama caridad) puede considerarse una relación de amistad.

Como habitualmente, responde conjugando la filosofía de Aristóteles con la revelación cristiana. Pues bien, toda amistad tendría tres características indispensables:

1. Convivencia (compañía). El hombre tiene una doble vida: la exterior (natural, según el cuerpo), que no posibilitaría un trato con Dios y los ángeles, y la interior (espiritual, conforme al alma), con la cual ya podríamos relacionarnos con la trascendencia; con «el más allá», podemos decir. Por lo tanto, gracias a esta vida interior espiritual, el amor es amistad (aunque aún imperfecta, en el estado actual del ser humano).

2. Reciprocidad (correspondencia): «el amigo es amigo para el amigo». El Aquinate lo tiene claro: la amistad es una relación de amor mutuo entre personas, no un mero cariño hacia seres no personales (animales, objetos…), por mucho que nos hagan sentir bien… «No todo amor tiene razón de amistad, sino el que entraña benevolencia; es decir, cuando amamos a alguien de tal manera que le queramos el bien». También hemos de considerar la comunicación: conocimiento del otro, escucha, comprensión, etc. En el caso divino, lo que se nos comunica es la bienaventuranza (vista y posesión de Dios en el cielo, que ya experimentamos con anticipo en este mundo). ¡He aquí el bien supremo del hombre, que Dios nos ofrece libre y gratuitamente!

3. Honestidad (respeto). Como en la ética aristotélica, se conciben tres posibles amistades: deleitable, útil y honesta. Frente a la amistad de placer, en la amistad de honestidad «el amigo es amado por causa de sí mismo, y la delectación es una consecuencia» (De caritate, I, 11, 6). Por un lado, hay que aceptar al otro: amarlo tal y como es, no como nos gustaría que fuera. Por otro lado, no se trata de renunciar al placer, sino evitar buscarlo de forma directa y exclusiva: a la larga, esta actitud causará infelicidad, y terminará estropeando la relación. El placer aparece sutilmente, pero de forma más plena y duradera (como satisfacción vital). Igualmente, respecto a la amistad de utilidad: la amistad no es un medio para aprovecharse del otro, ya sea por propio interés, ya de forma inconsciente (por ejemplo, cuando se intentan compensar carencias afectivas). La amistad es siempre desinteresada. El amor, pues, será amistad de lo honesto.

Además, notemos que la amistad en santo Tomás, como en el cristianismo en general, no se da solo entre amigos, sino incluso entre «enemigos»: en nuestro caso, podemos verlos como aquellos que no nos caen bien, que piensan o actúan de forma diferente o que nos han hecho daño alguna vez (el vecino del segundo, el jefe, un profesor…). ¿Cómo es posible amar a alguien así? Ciertamente, no se trata de un simple amor humano, sino divino, fundamentado en la misma amistad con Dios: el hombre ama porque Dios lo ama.

En definitiva, santo Tomás y otros muchos autores (entre los que me incluyo) están convencidos de que solo así es posible ir forjando una auténtica relación de amor verdadero. Y es que, por ser un don de Dios, la amistad bien vivida se convierte en algo maravilloso: «lo más necesario para la vida. En efecto, sin amigos nadie querría vivir, aunque tuviera todos los otros bienes» (Aristóteles, Ética a Nicómaco, VIII, 1).

Comentarios

3
COGIAN OP 10 de febrero de 2019, 11:09


Vaya plato apetecible la : amistad. Con gran acierto y te felicito por ello,presentar el tema con doctrina,argumentos fiables,entrañablemente formales, de nuestro hno. Sto.Tomás. es a su vez dar a conocer su doctrina, santidad y conocimiento de lo humano en el ser humano entre otras muchas cosas más.

2
Pilar 30 de enero de 2019, 17:46

Sabias palabras ¡muchas gracias Fray Bernardo!

1
Ignacio 28 de enero de 2019, 16:17

Bien redactado y desgranado...muy bueno, amigo!!

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Saberse llamado es negarse a considerar el mundo y la vida como un acontecimiento opaco e impersonal
E. Schillebeeckx

Frailes de Hoy en Día

La pregunta sobre el sentido de la vida

¿Somos persona o somos producto?

EL APROVECHAMIENTO DEL TIEMPO

EL DISCERNIMIENTO

¿Filosofía o «fobiosofía»? Sobre el saber y la sabiduría

Mascletás, ninots y buñuelos, pero también Cuaresma

Desplazándonos…

Enganchados a las redes

Naturaleza, historia, Dios

La música del Evangelio


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: