Ser fraile dominico Ser fraile dominico

“HEMOS HECHO LO QUE TENÍAMOS QUE HACER” 18 AÑOS EN LA MISIÓN DE MAESTRO DE NOVICIOS

4 comentarios

El maestro de novicios debe tener en cuenta de que acompaña a jóvenes que siguen una llamada

La fe es un encuentro personal con Jesús… y el 8 de septiembre de 1998… Jesús se cruzó otra vez en mi camino, o quizás caminaba junto a mí y ese día se hizo más patente, y… así se me hizo una propuesta… ¿acertada… oportuna…?

El nuevo provincial, y su definitorio, me citó en el convento de Caleruega; y por eso de que “mis caminos no son vuestros caminos” (Is 55,8), así, de sopetón, me comunica, en nombre de ellos, que han pensado en mí para maestro de novicios.

Silencio, miradas… no sabía qué responder ni pensar, y no, no me parecía, conociéndome, la mejor propuesta que me podían hacer…; varios de los que estaban allí reunidos me parecían más apropiados que yo para esa misión tan importante.

A lo largo de los años de formación se piensa, o se sueña, mucho en el futuro, puestos o misiones que se van descubriendo y uno se ve en ellos haciendo, actuando, dirigiendo, colaborando, predicando…; sí, así es y luego se comenta con los compañeros: “si yo fuese…, si de mi dependiese…, si a mí me destinasen…”. Nunca me vi, ni soñé, ni pensé, en ser formador en ninguno de los niveles de nuestra estructura de formación… Admiré a todos los formadores que he tenido (buenos y menos buenos en muchos aspectos) y excesivos (seis) para lo que era y es costumbre en esas etapas. Tenían que ser formados, ejemplares, fuertes, profundos… para estar con nosotros, en aquellos tiempos complicados eclesialmente, eran los años postconciliares.

Y sin más… ¿a mí sin quererlo, desearlo, ni soñarlo… ahora maestro de novicios? Tras un breve diálogo me despidieron de la reunión para que lo pensase, aunque yo lo tenía muy claro… ¡no era ni mi puesto, ni mi misión…!

Mis pasos me llevaron a la capilla conventual… lo que pensé, lo que dije al final al Señor (todo escrito está). Hice un recorrido de mi vida: noviciado, que es a donde se acude para conocer los cimientos que uno tiene… Y las demás etapas de formación, las comunidades en las que viví… ¿qué podía ofrecer yo como formador de futuros frailes…? Solo una cosa, mi vida ideal de fraile, porque la real…

El encuentro posterior con el provincial y su equipo también lo recuerdo, y hasta la promesa que me hicieron: “aceptar por un año y luego ya veremos…”; es evidente que al final acepté.

Después… surgía el cómo empezar, qué hacer, cómo hacer…; pensé en los maestros anteriores, qué harían… habían pasado muchos años desde que yo hice el noviciado, la vida religiosa, ya no era igual, había habido tantos cambios y renovaciones… documentos, capítulos, estilos… aunque siempre nuestras LCO es el punto de referencia.

San Luis Bertrán, patrono y protector de nuestra formación dominicana, siempre tenía presente la oración, el estudio, la vida de comunidad, la predicación… Había que enfrentarse a una nueva realidad, tiempos nuevos, ponerse al día en teología de la vida religiosa, y en… tantas cosas… Han pasado 18 años y todo se ve distinto… y ahora hasta agradezco lo que ha supuesto esa experiencia para mí, me ha abierto muchos horizontes…

El maestro de novicios debe tener en cuenta de que acompaña a jóvenes que siguen una llamada: “aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad” (Sl 39), y que inician un tiempo de retiro de toda actividad habitual, dispuestos y disponibles para el Señor y para la Orden Dominicana.

Se trata, pues, de descubrir, conocer, profundizar, aclarar, probar, “echar los cimientos, buscar la roca sobre la que construir…” (cfr. Mt 7,24), esa vocación dominicana con pasión y con compasión de Dios y de los hermanos, como diría nuestro Padre Santo Domingo, para no convertirse en meros vendedores de palabras y deseos. De ahí que también tengamos que dar a conocer los elementos que van a alimentar la vida dominicana, sin olvidar a María, madre de los predicadores.

No puedo olvidar que esta misión la he compartido con fray Javier Rodríguez, con gran confianza y fraternidad, y la hemos compartido también con la comunidad de Santo Tomás de Sevilla y con los superiores que nos animaron siempre. La Familia Dominicana igualmente ha estado presente en esos años: los frailes y las monjas, las religiosas y laicos y los amigos de nuestros conventos… su oración, sus detalles, su cercanía, sus encuentros… Lo hemos tenido y sentido a nuestro lado.

Y sobre todo hemos compartido esa misión con los novicios que Dios y Ntro. P. Santo Domingo nos han enviado en esos años, hasta 100; muchos de España, pero también de Portugal, de África, de América, y de Asia… Todos, una bendición de Dios para la Orden Dominicana y para la Iglesia.

Con todos, los que siguen como frailes dominicos y los que dejaron este camino, hemos de agradecer lo que han significado, puesto que se acercaban pidiendo “la misericordia de Dios y la de la Orden” en la persona de sus frailes y, en el camino por el que han optado, es de esperar que la hayan encontrado y sean felices. Esas son las palabras con las que se inicia el noviciado y se viste el hábito blanco y negro de Santo Domingo de Guzmán.

Y, mientras, el maestro trata de conocer a quien quiere formar parte de esta Orden de Predicadores a la vez que ella se da a conocer a ellos, por los frailes de cada comunidad, con sus virtudes y sus pobrezas, sus valores y actitudes relacionados con nuestro modo de vida y la peculiaridad de nuestra misión como predicadores. El maestro debe guiar, orientar, dilucidar con quien quiere seguir ese camino antes de dar el paso a la profesión religiosa.

Al final solo podemos decir: “hemos hecho lo que teníamos que hacer…” (Lc 17,10).
 

Comentarios

4
J L Mediavilla 12 de octubre de 2016, 9:29

Yo no fui novicio tuyo, por poco... pero quiero decirte que cada toma de hábito a la que asistí, cuando formaba parte del equipo del Pre-noviciado, fue una gracia y una experiencia nueva. Toda la Provinica de Hispania te agradece tu servicio, dedicación y tu quehacer dominicano. Y espero que vengas a vernos a la Virgen del Camino.

3
Fr Néstor 10 de octubre de 2016, 19:17

Con mi noviciado "Tu ultimo como maestro" pude recibir de ti casi todo, nos diste tu ultima cosecha espiritual y personal. Estabas cansado, pero eso no fue obstáculo para que nos manifestases tu amor a la iglesia y a esta Orden, a esta gran Orden. Gracias Carmelo por ser de esos frailes buenos que hablan con los gestos y predican con su vida. Un abrazo

2
Fr. Dailos 10 de octubre de 2016, 12:20

Querido hermano Carmelo, Dios te premie abundantemente por estos 18 años de maestro de novicios sirviendo a la Orden con tu esfuerzo y entrega al Señor junto a fr. Javier Rodríguez. Doy gracias a Dios por haberme dado el regalo de haber sido uno de esos 100 privilegiados. Muchas cosas buenas puedo decir de ti, tantas que no cabrían en este comentario, pero la principal creo que es que has sido un buen ejemplo de lo que es ser hermano.
Un fuerte abrazo fraterno en Nuestro Padre Santo Domingo.

1
Fr. Carlos 10 de octubre de 2016, 9:55

Querido Carmelo,

muchas gracias por tenernos presentes en tus oraciones y ruegos.

Doy gracias a Dios y, por los beneficios y gracias recibidos durante mi noviciado, pero también aprovecho para agradecerte por todo tu esfuerzo y entrega al Señor y a la Orden.

No solo haz sido un maestro ejemplar, humilde y sencillo de corazón, sino también un amigo, hermano y padre. Gracias por tu paciencia y comprensión!

Siempre estas presente en mis oraciones, y conservo tu amistad como un tesoro en la Orden y provincia de Hispania.

Un gran abrazo en Cristo y Maria

Fr. Carlos

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Porque el ser nuevo que es unidad desprendida de la disparidad de las cosas no se impone a ti como una solución de jeroglífico, sino como un apaciguamiento de litigios y una cura de heridas
Antoine de Saint-Exupéry

Frailes de Hoy en Día

Compasión: solidaridad sin condiciones.

"La vocación, una llamada y una respuesta"

" Y llamó a los que él quiso…." Testimonio vocacional.

Comunidad, formación laical, vinculación y corresponsabilidad

Juicio a la vocación

La comunidad de Santo Domingo de Scala Coeli, Córdoba

Congreso para la misión de la Orden

La humanidad de Dios

María y la esperanza del Adviento

Reflexión al final del año Jubilar de la Misericordia


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: