Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Mi vocación dominicana: la historia de una llamada

5 comentarios

"Cuando echo la mirada hacia atrás hoy, me doy cuenta de cómo Dios se ha servido de cosas simples y sencillas para actuar en mi vida".

 

Mi nombre es Jesús Nguema Ndong Bindang. Actualmente estoy haciendo el año de noviciado en el convento Santo Tomás de Aquino-Sevilla. Tengo 23 años de edad, soy de Guinea Ecuatorial y voy a compartir con vosotros mi llamada vocacional.

Tuve la gracia de nacer en una familia católica, integrada en una comunidad parroquial. Desde niño, fui educado en la fe, lo que, sin duda, y de forma «inconsciente», preparó mi corazón para el camino vocacional que ahora estoy recorriendo.

Tratando de realizar una retrospección, considero importante el hecho de que, en mi infancia, mi abuela nos llevaba a mis primos y a mí a la iglesia del pueblo, a la misa dominical. Y las veces que nos entreteníamos jugando y nos olvidábamos de ir a misa, siempre nos recordaba que, dado que nuestro abuelo era el catequista del pueblo, sus nietos deberían seguir su ejemplo, yendo a misa cada domingo. Estas palabras de mi abuela y su ejemplo, obviamente, me marcaron.

La experiencia de la infancia hizo que adquiriera el hábito de ir a misa todos los domingos. Pero confieso que lo que hasta entonces era «por tradición», se convirtió en convicción. Aunque, si bien creía en Dios, mi corazón no estaba aún lo suficientemente entregado a Él. Hasta que, un día, allá por el año 2009, vino un amigo –que era monaguillo de la iglesia a la que yo acudía- a invitarme a que fuera a ayudarle a él y a unos amigos a jugar unos partidos de fútbol que organizaba la capilla, con ocasión de la fiesta de nuestra Señora del Pilar, Patrona de la capilla. Acepté la invitación, fui a jugar y, gracias a Dios, ganamos los partidos y nos llevamos el trofeo. Y entre las alegrías y gritos de victoria, mi amigo Raimundo Ondó extendió la invitación, y esta vez no era para disputar otros partidos de futbol, sino para entrar a formar parte del grupo de monaguillos de la capilla. Y yo, como si lo esperara, no di muchas vueltas al asunto, y dije que sí. Un sí que vino a marcar un cambio positivo en mi vida y que marcó un antes y un después en mi relación con Dios.

Acompañado de mi amigo, fui a hablar con el responsable de los monaguillos; el entonces sacristán de la capilla, a quien llamábamos cariñosamente “papa José”. Sin mayores problemas me recibió y me enseñó las principales cosas que debíamos saber los monaguillos. Increíble para mí, pues yo ya era parte de aquello de lo que antes miraba desde lejos: ahora podía observar desde delante todo lo que hacía el sacerdote. En este caso, fue el padre Laureano Ekuaga. Aprovecho esta ocasión de expresarle mis más sinceros agradecimientos.

 

 

Año tras año y misa tras misa iba ejerciendo de monaguillo e iba ganando en confianza y responsabilidad en la capilla. También me integré en un grupo juvenil. En síntesis, yo participaba activamente en casi todas las actividades de la capilla. Y la gente que me conocía empezó a conjeturar por dónde iba a ir la cosa. Para muchos ya estaba más que claro que, “de mayor” iba a ser sacerdote. Pero para mí, no lo estaba tan claro. No reparaba en ello, ni me había planteado el tema vocacional; tenía otros planes en mente y no me veía de sacerdote.

En las vacaciones de verano del año 2012, el padre Laureano Ekuaga, que también veía en mí un toque vocacional, me citó y me pidió que le llevara mi historial académico y… ¿para qué querrá mi historial académico? -me pregunté-. Se lo llevé y, después de revisarlo, me preguntó si quería ser seminarista. Tras consultárselo a mis padres, me dieron su aprobación. Y decidí «probar» la experiencia. Pero resultó que el año en que iba a entrar al seminario, ya no se aceptaba a jóvenes mayores de 19 años, que es la edad que tenía entonces. Y, sorprendentemente, al año siguiente empezaron a admitir a jóvenes de 19 e incluso mayores. ¿Curioso verdad? Ante esta situación, el Padre Laureano Ekuaga habló con un fraile dominico llamado Roberto Okón Pocó, y me concertó una cita con él. Por aquel entonces, yo no conocía ni había oído hablar de los dominicos, ni mucho menos de Santo Domingo. Acudí a la cita y estuvimos un rato charlando. Me aceptaron y me invitaron a formar parte del grupo de aspirantes dominicos y a colaborar con un grupo juvenil. También colaboraba en la catequesis y llevaba el grupo de monaguillos. Fue así como conocí a los dominicos. Y desde entonces, y con el acompañamiento de los frailes, se fue concretando mi llamada, con muchas dudas, pero con muchos momentos que fueron parte de la construcción de mi vida en manos de Dios.

Hoy, como fraile dominico, estoy contento y orgulloso de formar parte de este proyecto iniciado por Nuestro Padre. No me imagino otro sitio mejor para responder a esta llamada de Dios a servir a su pueblo a ejemplo de Santo Domingo desde la predicación.

Cuando echo la mirada hacia atrás hoy, me doy cuenta de cómo Dios se sirve de cosas simples y sencillas para actuar y de cómo ha ido actuando en mi vida desde lo cotidiano. Los caminos de Dios sólo los entendemos cuando vamos por ellos.

Comentarios

5
Raúl 26 de octubre de 2016, 13:13

Gracias por tu testimonio. La verdad que el Señor llama cuando menos te lo esperas, y a través de las personas más sorprendentes. Lo mejor de todo es que hay que ponerse en sus manos para hacer lo que nos pide en cada momento. Mucho ánimo en tu itinerario hacia el Cielo hermano. Rezo por ti y tu comunidad.

De nuevo gracias.

4
Paqui Román 25 de julio de 2016, 1:37

Hace muy poco que te conocí y una pregunta que te hice fue ¿porqué dominico?...Ahora al leer tu "historia de una llamada" me ha encantado detalles que has dejado escritos.Eres agradecido con tus raíces, tu familia, por haberte iniciado en el camino de la fe y con las personas que te han ido acompañando, eso me ha gustado.
Hay una frase que me ha hecho mucho pensar y ha movido mi interior y es cuando dices" Aunque, si bien creía en Dios, mi corazón no estaba aún lo suficientemente entregado a Él", y reconoces las dificultades del camino, vaya madurez y sólo tienes 20 años, eso sólo lo puede decir y sentir quien está como tú lleno de Dios.
Doy muchas gracias al Señor por tu vida, por escribir y compartir con humildad tu testimonio, por reconocer que Él está en lo sencillo, por querer ser predicador a pesar de todas las renuncias que tienes que hacer al venirte a España y le pido que te siga cuidando y dando la luz y la fuerza que vayas necesitando.
Gracias.Paqui O.P.

3
Rafa. 23 de julio de 2016, 10:15

Fray Jesús, una oración por su pronta ordenación sacerdotal y que toda la predicación que salga de su boca, provenga del Espíritu Paráclito.
Mateo 11: "Bendito seas Padre, Señor del Cielo y de la Tierra, porque has ocultado estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a los sencillos".

2
Salvador Nguema 23 de julio de 2016, 1:03


Muy bonita historia, hermano. Que Dios te ayude a cuidar y a perseverar en esta vocación. Ánimo y adelante.

1
Salvador Becoba 23 de julio de 2016, 0:09

Es un honor haberte tenido como compañero de formación, espero que el Señor todopoderoso te ayude en tu vida. Ánimo y mucha suerte. Tengo la suerte de haberte tenido como amigo, compañero y hermano.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Porque el ser nuevo que es unidad desprendida de la disparidad de las cosas no se impone a ti como una solución de jeroglífico, sino como un apaciguamiento de litigios y una cura de heridas
Antoine de Saint-Exupéry

Frailes de Hoy en Día

Dominicos, Educación y Evangelio

Compasión: solidaridad sin condiciones.

"La vocación, una llamada y una respuesta"

" Y llamó a los que él quiso…." Testimonio vocacional.

Comunidad, formación laical, vinculación y corresponsabilidad

Juicio a la vocación

La comunidad de Santo Domingo de Scala Coeli, Córdoba

Congreso para la misión de la Orden

La humanidad de Dios

María y la esperanza del Adviento


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: