Ser fraile dominico Ser fraile dominico

El silencio en la Orden de predicadores

1 comentarios

Nos preocupamos mucho del silencio exterior, ese de los ruidos externos, o el de no parar de hablar, pero ¿y el silencio interior? Ese de dejar de pensar y pensar, de maquinar, de preocuparnos o de estar contantemente calculando en nuestra mente la estrategia.

 

Parecería paradójico hablar del silencio en la Orden de predicadores, hombres y mujeres que estamos llamados a predicar a tiempo y a destiempo de una forma especial. Pero desde nuestra fundación el silencio siempre estuvo ahí, nuestro padre Santo Domingo permanecía muchas horas en silencio. En el silencio pudo descubrirse, pudo encontrarse más con Dios, pudo descubrir que su misión de predicar la Gracia iba acompañada de esa ausencia de ruido para escuchar con mejor atención a Dios y a los demás. De esa manera pudo por ejemplo, dialogar con los Cátaros en lugar de apoyar las cruzada en su contra. Santo domingo también aprendió de ellos y ellos de Santo Domingo, gracias a la escucha que proviene del silencio.

Hablar del silencio en nuestros días, es un gran reto y al mismo tiempo un gran compromiso para cada uno de nosotros, predicadores de la Gracia. Un mundo que va tan rápido, que muchas veces no se detiene a reflexionar, una “sociedad liquida” como la definió Zygmunt Bauman, inmersa en muchos ruidos y distracciones necita mucho del silencio, ese que se detiene a profundizar en lo más hondo del ser humano, para buscar posibles soluciones, para construir un mundo más justo y más humano.

Así como hay ruidos exteriores e interiores, podemos entonces hablar de un silencio exterior e interior. Nos preocupamos mucho del silencio exterior, ese de los ruidos externos, o el de no parar de hablar, pero ¿y el silencio interior? Ese de dejar de pensar y pensar, de maquinar, de preocuparnos o de estar contantemente calculando en nuestra mente la estrategia. Sería bueno tomar en cuenta ese detalle, pues nuestro interior está lleno de muchos ruidos, esos ruidos nos llevan a ser más egoístas y menos hermanos, ya que a veces ese ruido intrior es están fuerte que nos permite escuchar a nuestros hermanos.

Como predicadores no podemos obviar esa responsabilidad. Ser predicadores no es sólo hablar, decir, y enseñar y hasta pontificar. Es dar ejemplo de vida, muchas veces sin las palabras. Llegado el momento de callar y escuchar para de ese modo reflexionar y ver las necesidades de nuestro mundo. Escuchar en nuestros conventos y casas, no sólo a nuestros hermanos frailes, sino a todo el personal que de una manera u otra colabora con nosotros, pues ellos siempre tienen algo importante que decir, que aportar.

El silencio no es sólo retirarse a una montaña o a una casa de retiro y durar días o semanas alejado del mundo. No solo ese tipo de silencio es del que hablamos, que también es necesario e importante. También hablamos del silencio para escuchar al prójimo que también es voz de Dios para nosotros. Es el de escuchar los acontecimientos que pasan en mi comunidad o a nuestro alrededor inmediato o global. Hablamos de ese silencio que me cuestiona, que me permite reflexionar. Es aquel silencio que me acerca a Dios, sin importar que este en la ciudad más ruidosa del mundo. El silencio en definitiva, no es una actitud pasiva, sino que es invitación a estar atento a lo que sucede, es observar bien, para actuar bien.

 

Comentarios

1
María Bernardita. Dominica de la Presentación. 13 de marzo de 2018, 12:57

Gracias Cecilio, que bien me hace, nos hace a quienes les leemos, detenernos y reflexionar sobre este silencio, exterior e interior que tanto bien nos hace para vivir sanos desde adentro, este silencio que nos humaniza, porque desde el nos conectamos nos reconocemos y reconocemos a los otros y al Otro. Reconocernos para saber estar mas "presente" con todo lo que somos. Saludos desde Chile.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: