Ser fraile dominico Ser fraile dominico

La oración en la Orden de Predicadores

2 comentarios

La oración, dentro del carisma dominicano ocupa un lugar fundamental. Se encuentra en el centro y corazón de la vida del dominico.

La oración para el cristiano es entablar una relación amorosa con Dios, que se nos revela y desciende asumiendo nuestra condición humana para establecer una relación de amistad y de amor con nosotros. Así como amar es una relación, un encuentro con el otro, al que se siente atraído, amado, etc. también la oración es una relación con este otro (Dios) del cual nos sentimos atraídos, deseados … y amados. “Y a medida que la calidad de la relación con este otro, con Dios mejora, nuestra relación se hace más profunda y nuestra vida adquiere más sentido” (Rex A. Pai), pues nos vemos valorados, respetados y, sobre todo, nos sentimos amados por Él. Por eso tantos hombres y mujeres consagran su vida a Dios, porque Él nos ama tal y como somos.

La oración también es apertura. La oración es abrirse a este Dios que se entrega por amor a nosotros; “es abrirse al misterio de su amor por nosotros, que es total e incondicional” (Rex A. Pai). Solo quien se abre de esta manera a Dios también se abre a los demás.

La oración también es escucha. “Dios solo puede ser oído si el ser humano quiere oírle… Dios no se impone, siempre deja libre” (M. Gelabert). Nuestra vida diaria está llena de mensajes de Dios. Pero esos mensajes, a veces no los captamos o los captamos distorsionados. “Las distorsiones que nos impiden oír a Dios cuando nos habla, pueden ser: los ruidos de fuera, tales como el teléfono móvil, la televisión, revistas, etc. Que nos bombardean con anuncios que nos incitan a comprar, a competir, a la autosatisfacción, mensajes que van contra lo que Dios nos sugiere. Otra distorsión puede ser las voces que hay dentro de nosotros, que pueden ser: deseos y necesidades, ambiciones e impulsos, nuestra imaginación y sentimientos que ahogan muchas veces la voz de Dios” (Rex A. Pai).

Por último, diríamos que la oración también es una aventura. Es abandonar todas nuestras seguridades y lanzarse confiadamente y perderse en las manos de Dios. Es una aventura en la que somos conscientes de que habrá momentos de temor y angustia, momentos de “noche oscura del alma” que nos urgirán a abandonar la aventura y volver atrás; es ser conscientes que habrá momentos de desespero en los que gritaremos como Jesús: “Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?”; es ser conscientes también de que, en esa aventura de lazarnos hacia Dios, ni siquiera nuestros amigos y más cercanos nos entenderán. Nos tildarán de personas débiles, que nos refugiamos en el mundo ideal, inexistente, dejando de lado todo contacto con el mundo real. Es ser conscientes, así mismo, que recibiremos críticas a veces desproporcionadas, como que la oración es un “opio del pueblo”, que es “platonismo para el pueblo” que es huida de la realidad, de situaciones comprometidas; que cuando tengo un problema en vez de confrontarlo, lo abordo en la oración.

La verdadera oración no es “opio para el pueblo” ni tampoco es “platonismo para el pueblo”; la oración no anestesia al pueblo ni le deja indiferente al sufrimiento del prójimo. La verdadera oración no aliena al hombre. “La verdadera oración no es una evasión, una excusa para no hacer nada” (Rex A. Pai). La verdadera oración nos hace más sensibles al sufrimiento del prójimo, nos hace parecernos más y mejor a Cristo, el maestro del amor.

La verdadera oración nos hace responsables del sufrimiento del prójimo. Por eso, nuestra oración, la oración del dominico, le lleva al estudio reflexivo de la palabra de Dios para de esa manera poder ser útiles a los demás, dándoles a la luz del evangelio respuestas a los problemas e interrogantes que preocupan al hombre contemporáneo. El estudio para el dominico es una forma de oración. El dominico contempla desde la oración y el estudio para dar a los demás los frutos de lo contemplado mediante la predicación, la enseñanza, el apostolado, etc. “Para el dominico, contemplar es llevar a su oración los afanes de los hombres y devolver con un efecto de bendición y divinización las respuestas, las curiosidades o los interrogantes, iluminados por la luz y el calor de Dios” (J. A. Solórzano).

La oración, dentro del carisma dominicano ocupa un lugar fundamental. Se encuentra en el centro y corazón de la vida del dominico. La vida y vocación dominicana se alimentan en la celebración comunitaria de la liturgia y en la oración personal, en donde damos culto a Cristo, el verbo encarnado y pedimos la intercesión de nuestra madre, la virgen María, y de santo Domingo.

De Santo Domingo se nos cuenta que vivió total e intensamente con Dios. Domingo era un enamorado de Dios “en casa y en viaje, de día y de noche, era asiduo en el oficio divino y en la oración y celebraba con gran devoción los misterios divinos” (LCO 56).

La celebración diaria de la misa y el oficio divino son la primera expresión de una comunidad dominicana como una comunidad de oración. La oración comunitaria “expresa nuestra fe en la dimensión social del evangelio” (Rex A. Pai): la comunidad reunida como la primera comunidad cristiana, con “un solo corazón y una sola alma” intercede, pide y ora por las necesidades del mundo entero. En la oración comunitaria de la Liturgia de las Horas, nuestras voces se unen a las de los ángeles para alabar, bendecir, dar gracias y cantar con un ritmo pausado a Dios.

“La oración de la mañana (laudes) y de la tarde (vísperas) son como la apoyadura, el andamiaje sustentador para iniciar el día o para finalizarlo…Para santo Domingo, el centro de la actitud de alabanza es la Eucaristía. Ella es el resumen y síntesis de nuestra acción de gracias… de ella dinamiza la fuerza el alimento y energía para la acción apostólica del dominico, o lo que es lo mismo: del hombre cristiano” (J. A. Solórzano).

Por si les interesa profundizar sobre el tema. He seguido principalmente para la redacción de este artículo los libros: Rex A. Pai, orar es sencillo. 70 modos de rezar. Bilbao, Ediciones Mensajero, 2009. Y J. A. Solórzano. ¿Por qué la luz no dobla a las esquinas? Paisaje interior dominicano. Salamanca, san Esteban, 1991.
 

Comentarios

2
Judith Legorreta 14 de noviembre de 2017, 8:01

Gracias por la predica de la oración. Dios lo bendiga siempre.

1
Juan Luis 13 de noviembre de 2017, 23:00

Si la oración no fuera el sustento de la mañana y de la noche, sería un despertar sin ilusión y un descanso solitario.
Un fuerte abrazo Jesus.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
"La verdad, para un hombre, es lo que hace de él un hombre"
Antoine de Saint-Exupéry

Identidad de Predicadores

La oración en la Orden de Predicadores

La predicación de la Orden de Predicadores

Todo está cumplido

MJD España

Cuaresma dominicana

Los dominicos seglares

Los laicos dominicos, una realidad de nuestro mundo

La Vida Consagrada en una monja contemplativa

La clausura del Jubileo en clave de futuro

La Orden de Predicadores y la Sagrada Escritura


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: