Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Palabra predicada y vida del predicador

1 comentarios

Toda la vida predicadora de San Vicente parte del encuentro personal con Jesucristo, y de una fe profunda en Dios, que le incitará a predicar, no por propia iniciativa, ni para gloriarse de su persona o retórica

En la festividad de San Vicente Ferrer en la archidiócesis de Valencia, 9 de abril de 2018, se leyó el decreto que proclamaba un año jubilar vicentino. Para todos aquellos que deseen saber y conocer qué es un año jubilar o noticias y actos que se realizarán en Valencia durante este año, lo podrán hacer a través de la página web www.santvicentferrer.org

Este año jubilar se recordará la figura del santo dominico desde muchas perspectivas y facetas. En este artículo me gustaría recalcar una de ellas: su modo de predicar. Un modo que nos puede enseñar mucho a los predicadores y predicadoras de hoy en día.

La predicación de San Vicente se articula en tres aspectos: la necesidad de la predicación; la adecuación de la palabra predicada; y la certificación de dicha palabra con la vida del predicador. Aspectos que le otorgaron al santo valenciano la capacidad de llegar al corazón de aquellos a los que predicaba, de incitar a la conversión de vida a los pecadores, y finalmente son los que le llevarán a una fama de santidad.

Toda su vida predicadora parte del encuentro personal con Jesucristo, y de una fe profunda en Dios, que le incitará a predicar, no por propia iniciativa, ni para gloriarse de su persona o retórica, sino fruto del mandato de Cristo: “Id por todo el mundo y proclamad la Buena Nueva a toda la creación” (Mc 16, 15), pudiendo hacer suyas las palabras del apóstol: “¡Ay de mí si no predicara el Evangelio! (1 Cor 9, 16). Reafirmándose así la predicación para San Vicente en una necesidad, consecuencia directa de su experiencia de Dios.

Esta profunda convicción de fe proviene del reconocimiento por su parte de cuál era su vocación, propiciando que San Vicente tuviese claro que era Dios quien hablaba a través de sus palabras, y que a la vez Dios le había dado la responsabilidad y el talento de adecuar la predicación a aquellos a quienes iba dirigida. Al igual que San Pablo que con los judíos se hizo judío para ganar a los judíos, con los que estaban sin ley, como quien está sin ley o con los débiles se hizo débil para ganar a los débiles. Un don que se concretó en una predicación universal, capaz de ser entendida tanto en Valencia, en toda España, en el sur de Francia, y en toda Europa. Casi como un nuevo Pentecostés; un momento histórico en el que una palabra que habla de Dios es entendida por cada uno en su propia lengua, y que esta cambia su corazón y su vida.

Por último para que las dos perspectivas anteriores sean captadas como verdaderamente cristianas, deben estar abaladas con la vida del predicador. Como decía nuestro padre Santo Domingo: “docere verbo et exemplo”, que con cierta licencia podría traducirse como: “palabra predicada y vida del predicador”. Una frase que nace de la experiencia que observan, tanto Santo Domingo como San Vicente, en las herejías de su tiempo. Unas herejías que surgen, según ellos, por culpa, en gran medida, de la predicación vacía del clero de la zona. Vacía porque no es creíble, porque aquello que se predica no ha transformado la vida del predicador, en definitiva, porque Jesucristo no ha tocado el alma del predicador en su encuentro personal con Él.

Finalmente diremos que, en la celebración del año jubilar de San Vicente, debemos recordar su modo de predicar, para hacerlo nuestro, siendo consecuentemente predicadores y predicadoras con vocación, con don de palabra, con palabras llenas de Cristo, y con coherencia de vida. Roguemos a San Vicente que interceda por nosotros para que Dios nos de fuerza en esta tarea.

Comentarios

1
fr. Pepe E.op 11 de abril de 2018, 10:49


La gente acudía a escuchar al predicador de la gracias, la paz y la concordia.
Quien querrá escuchar hoy lo que no se presenta como una noticia gozosa, especialmente si se hace invocando el Evangelio con tono autoritario y amenazador.
Si no se puede saborear la alegría festiva que Jesús contagiaba, muchos seguirán alejándose.
¡Santa Pascua!

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: