Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Domingo de Resurrección

2 comentarios

Solo quien verdaderamente dudó o mismo negó alguna vez su fe puede creer con todas las fuerzas, sin temer. Con Pedro fue así. El anuncia que todo lo que ha hecho y enseñado Jesús, desde el bautismo en el río Jordán hasta la ascensión, es anuncio de salvación.

Hoy es un día especial. Hoy es un día todavía más que especial. Día en que se rompió el silencio angustiante. Silencio que se quedó tres días preso en nuestras gargantas: El silencio sepulcral. Día que festejamos la victoria de la vida sobre la muerte. Día en que festejamos la fe y el amor gozosamente: ¡Jesucristo resucitó!

Pero, no fue así como sucedieron las cosas tras la resurrección de Jesús, según nos relata el evangelista Juan. Maria Magdalena vio la losa quitada del sepulcro y echó a correr hasta donde estaban Pedro y, supuestamente, Juan. Ella incluso no se acercó al túmulo para ver lo que de hecho había pasado con el Señor. Y así mismo, fue la primera a testimoniar el kerigma sin mismo tener conciencia de la grandeza de tal acontecimiento. Fue testigo de la resurrección y apóstol de apóstoles por eso una bella tradición otorga a María Magdalena el título de patrona de nuestra Orden de Predicadores, puesto que nuestra misión fundamental es predicar.

La muerte es trágica. Es enigmática. Y nosotros tenemos conciencia de que vamos a morir. Quizás más que la nuestra, sino la muerte de nuestros seres queridos. Lo que hace que nuestros ojos mareen agua sin cesar, por todo aquello que nuestra boca, por medio de palabras, no sabe traducir. La muerte traduce el dolor más existencial que los vivientes experimentan. No tanto la muerte en sí, puesto que nadie ha vuelto tras el pasaje para decirnos lo que ella es, sino de lo que se pierde. El miedo de lo desconocido. De lo que vendrá después. ¿Tenemos realmente fe?

Pedro y Juan corrieron hacía el túmulo donde habían puesto a Jesús. El discípulo a quien tanto quería Jesús corrió más que Pedro. Demostrando ganas mayores de ver lo ocurrido, llegó primero al sepulcro, pero no entró. ¿Por qué no entró? Evitó lo desconocido. Tal vez estaba aún oscuro. No obstante, fue Pedro quien tuvo coraje de adentrar en el túmulo de Jesús. Intencionalmente, la perícopa nos enseña el lugar privilegiado dado a la persona de Pedro, principalmente por su fe, ya reconocida entre los discípulos. Es en la oscuridad que lo desconocido se desvela. Se revela. El sepulcro trae las vendas y el sudario dentro de sí. Pero está vacío.

Solo quien verdaderamente dudó o mismo negó alguna vez su fe puede creer con todas las fuerzas, sin temer. Con Pedro fue así. El anuncia que todo lo que ha hecho y enseñado Jesús, desde el bautismo en el río Jordán hasta la ascensión, es anuncio de salvación. Pues “Jesús de Nazaret, ungido por Dios con la fuerza del Espíritu Santo, pasó haciendo el bien [...], porque Dios estaba con él.” (Hch 10, 38)

Y porque es verdaderamente Dios y verdaderamente hombre, y para nuestra salvación, la realidad fue transformada, ya y aún más, por lo cual entona el salmista “Este es el día en que actuó el Señor: sea nuestra alegría y nuestro gozo” (Sal 117). La esperanza venció el miedo.

Comentarios

2
Fr. Juan Antonio Tudela 05 de abril de 2018, 12:47

Fr. Gustavo: gracias por tu comentario, gracias por recordarnos que vivimos en un mar de dudas, pero como nos enseñó Pasacl: hay que apostar, sin guardarse ninguna carta, por este Jesús, Sñor, que por nosotros vivió y vive.

1
fr. Pepe E.op 31 de marzo de 2018, 13:09



Gracias fr. Gustavo por recordarnos que aunque Él nos parezca oculto, está aquí junto a nosotros.

Al romperse el alba si lo sabemos ver, siempre esta Él en el horizonte.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
El que lleva en el corazón la vocación del mar acepta morir en un naufragio
Antoine de Saint-Exupéry

A la Escucha

Solemnidad de Corpus Christi - El tesoro de la Iglesia

Santisima Trinidad

Solemnidad de Pentecostés

Solemnidad de la ascensión del señor

Vosotros sois mis amigos - Sexto Domingo de Pascua

Yo soy el buen pastor - Cuarto Domingo de Pascua

Con los ojos de la fe - Tercer domingo de Pascua

La alegría del Resucitado - Segundo domingo de Pascua

Domingo de Resurrección

Domingo de Ramos 2018


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: