Ser fraile dominico Ser fraile dominico

En el camino de Emaús

2 comentarios

Tenemos tan de cerca al Resucitado que no reparamos en su presencia, en su sonrisa, en sus palabras. Pero Él siempre encuentra la manera de hacerse evidente a nuestros ojos. Hoy es un buen momento para mirar alrededor, y contemplar a Jesús Resucitado.

En este episodio del evangelio, Lucas nos presenta a dos discípulos que van por el camino de Emaús tristes y decepcionados, que han perdido la fe por el escándalo de la cruz; se vuelven a su pueblo, se alejan de Jerusalén; hace tres días que Jesús, en quien habían visto el Mesías liberador, que iba a restablecer el Reino y a expulsar a los ocupadores romanos, fue condenado y crucificado como un delincuente. Los discípulos se van de Jerusalén para pasar página, para hacer borrón y cuenta nueva; aquello se había terminado; la esperanza puesta en Jesús había quedado frustrada. Pero Jesús se les acerca en su camino de decepción, se mezcla en su conversación, les hace preguntas, les ayuda a expresarse y les ayuda a aclararse sirviéndose de las Escrituras. Ellos lo reconocen en el gesto de partir el pan. Entonces, todo cambia. Queda encendido el fuego en sus corazones, se les abren los ojos, quedan transformados. Inmediatamente, sin perder un momento, se ponen de nuevo en camino para anunciar a Cristo resucitado.


Somos muchos los que hoy, como los discípulos de Emaús, no somos capaces de reconocer a Jesús en nuestra larga marcha acompañados de otros porque nuestro corazón no está plenamente abierto para reconocerlo, estamos cerrados. Jesús camina muchas veces junto a nosotros como un desconocido. Dios se ha mezclado, por Jesús, en nuestra larga marcha que vamos con otros: escucha, hace preguntas, comparte con nosotros interrogantes y despierta en nuestros espíritus esperanzas. Para reconocer a Jesús, como nos alecciona Lucas en este episodio del evangelio, tenemos que dejarnos guiar por su palabra leída muchas veces en la eucaristía, donde el resucitado invita, parte el pan, se entrega a sí mismo para ser comido. Entonces se abrirán nuestros ojos y le reconoceremos. Y podremos salir de esta manera, impulsados y animosos y sin perder un momento a ponernos en marcha para anunciar la Buena Noticia.


Los discípulos de Emaús no podían reconocer a Jesús resucitado, estaban cerrados. Su fe solo alcazaba a ver en Jesús a un profeta poderoso. Su tristeza expresa el fracaso de sus expectativas mesiánicas. La cruz era para ellos el fin de toda esperanza. No entienden lo dicho por Jesús, que el grano de trigo tiene que morir para dar mucho fruto; no entienden que Él tenía que morir para comunicar a los hombres una liberación mucho más radical, una liberación que trasciende las fronteras y alcanza a todos los hombres.


Jesús acompaña hoy a los dos discípulos, camino de Emaús. Todavía no han sentido la presencia del Resucitado. No han terminado de creer a las mujeres, a quienes aseguran haber visto a Jesús devuelto a la vida.


A veces tenemos tan de cerca al Resucitado que no reparamos en su presencia, en su sonrisa, en sus palabras… en sus abrazos. Pero Él siempre encuentra la manera de hacerse evidente a nuestros ojos. Hoy, como todos los días, es un buen momento para mirar alrededor, y contemplar a Jesús Resucitado en la mirada de quienes nos quieren, quienes sufren… quienes de un modo u otro viven.
 

Comentarios

2
GB 04 de mayo de 2017, 23:26

Me gustaría aportar este cuadro que es uno de mis favoritos. Se llama "El Camino a Emaús", y es del pintor suizo Peter Zund. Ilustra muy bien el comentario del Padre Jesús. Aquí les doy un enlace a la imagen: https://tomperna.files.wordpress.com/2012/04/road-to-emmaus.jpg.

1
fr.Pepe E,op 28 de abril de 2017, 12:50


Pienso que para ver a Jesús, hay que salir de nuestro ego, mirar al hombre que se cruza a nuestro paso, el que no ve al prójimo no puede ver a Jesús.
Hablamos mucho y escuchamos poco, sólo cuando se callaron y empezaron a escuchar al compañero, se abrió su corazón.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Porque el ser nuevo que es unidad desprendida de la disparidad de las cosas no se impone a ti como una solución de jeroglífico, sino como un apaciguamiento de litigios y una cura de heridas
Antoine de Saint-Exupéry

A la Escucha

"UN REY PECULIAR" - Solemnidad de Jesucristo Rey del Universo

"Todos tus dones al servicio de los demás". Domingo XXXIII del T.O.

Jesús envía su Espíritu

"Jesucristo no abandona este mundo" domingo de La Ascensión del Señor, ciclo A

"En la alegría del Espíritu " VI domingo de Pascua. Ciclo A

"Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida" V domingo de Pascua. Ciclo A

" La puerta, el buen pastor y el Mesías anunciado" IV domingo de Pascua. ciclo A

En el camino de Emaús

Paz a vosotros

¡Cristo ha resucitado, verdaderamente ha resucitado!


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: