Blog

Blog



Sección: Identidad de predicadores

El carisma dominicano, “es completamente compatible con la vida laical”. Somos hombres y mujeres que siendo casados o solteros, desde nuestros propios espacios de vida y acción, contemplamos y buscamos dar a los demás de lo contemplado.
La Familia Dominicana tiene que insistir a tiempo y a destiempo en la predicación de la gracia, para urgir esas prácticas de justicia y misericordia, para sacar al cristianismo de tanto pesimismo, de tanto voluntarismo, de tanto moralismo…
Los laicos, estamos involucrados en la orden y procuramos trabajar en familia, orar en familia y predicar en familia. Estamos convencidos que juntos, trabajando al unísono con las otras ramas, podremos empujar el carro de nuestra misión más efectivamente.
Cuando desgranamos las cuentas del rosario, hacemos en el plano material, lo que el espíritu hace en el plano espiritual. Vamos pasando y repasando las maravillas de la vida del Redentor, para repetir, o al menos intentar, aquel nivel de entrega de su Madre.
Tendríamos que ser los primeros en dejarnos afectar por esa verdad que predicamos, ser campo de experimentación del Reino en nuestras personas y comunidades, para poder hablar de lo que vivimos y convertir nuestra vida en un testimonio referencial útil de lo q
Carmen Calama, laica dominica de Madrid, nos regala sus testimonio. Compagina su trabajo durante el año con, verano tras verano, una experiencia misionera. Pero ambas realidades están unidas y se complementan para dar un testimonio de vida cristiana.

  1. 2
  2. 3
  3. 4
  4. 5
  5. 6