Ser fraile dominico Ser fraile dominico

La predicación de la Orden de Predicadores

3 comentarios

Nuestra predicación tiene que estar encarnada en nuestra realidad y partir de la escucha de nuestro mundo, de sus riquezas y pobrezas, de sus capacidades y limitaciones, de sus alegrías y sufrimientos.


Hablar de predicación en la Orden de Predicadores es hablar de su esencia, es hablar de aquello para lo que fuimos fundados, es hablar de nuestra misión y es hablar de nuestra vocación. Como dice nuestra constitución fundamental: “Aquel que incesantemente fecunda la Iglesia con nuevos hijos, queriendo asemejar los tiempos actuales a los primitivos y propagar la fe católica, os inspiró el piadoso deseo de abrazar la pobreza y profesar la vida regular para consagraros a la predicación de la Palabra de Dios, propagando por el mundo el nombre de nuestro Señor Jesucristo”

Cuando me pongo a escribir esta pequeña reflexión acabo de ver un imagen del Obispo Raúl Vera, dominico, en la que aparece éste con la boca tapada con un pañuelo y la pregunta “¿dónde están?” acompañada del siguiente texto: "Les agradecemos la fortaleza con la que están enfrentando el Estado Mexicano, la firmeza con la que exigen que localicen vivos a sus seres queridos y que juzgue a los criminales. Mientras las autoridades no encuentren a nuestros familiares desparecidos y juzguen a quienes perpetraron estos crímenes, no creeremos en sus promesas de justicia."

Y es que predicar es anunciar la Buena Noticia del Evangelio. Como dice el relato de pentecostés es “hablar las maravillas de Dios” (Hch 2,11) y es luchar porque esa buena noticia se haga realidad en todos los hombres y mujeres de nuestro mundo. Por este motivo hemos de predicar con la palabra y hemos de predicar con la vida, con el testimonio. Estas dos dimensiones han de estar íntimamente unidas. Si nuestra palabra no se ve refrendada por nuestra vida en vez de testimonio podemos ser antitestimonio en medio de nuestra sociedad.

Siempre cuando hablo de predicación me viene a la cabeza el siguiente texto de Lucas: "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviada para proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar el año de gracia del Señor” (Lc 4, 18-19) Este texto, fundamental en mi vocación y en mi predicación, me habla de cómo ha de ser nuestra predicación.

La predicación ha de ser liberadora, sanadora. No puede basarse en un Dios que castiga, sino en el Dios de Jesús que pasó por la vida haciendo el bien y curando a los oprimidos por el mal, que dio vida a todas las personas que se acercaron a él; tiene que basarse en el Dios de Jesús que se entregó y murió por denunciar todo lo que iba contra el ser humano, contra el hombre y la mujer, fuera el poder político, económico o religioso; en el Dios de Jesús que ofreció caminos de humanización a todos los que caminaban por él.

Por este motivo, ha de ser una predicación que nazca de la escucha de la Palabra y de la escucha a los hombres y mujeres de hoy. Nuestra predicación tiene que estar encarnada en nuestra realidad y partir de la escucha de nuestro mundo, de sus riquezas y pobrezas, de sus capacidades y limitaciones, de sus alegrías y sufrimientos. Sólo desde esta escucha podremos poner una palabra, la Palabra en medio de nuestra realidad. Sólo desde esta escucha podremos ir a las necesidades de todos los seres humanos y dar una respuesta.

Y por último, otro aspecto importante de nuestra predicación es la comunidad. Nuestra predicación no es individual es comunitaria. Es la comunidad la que nos envía a la predicación, a la misión de anunciar la Buena Noticia: nosotros participamos de la misión de la comunidad. Pero no sólo es eso, la misma comunidad ha de ser predicadora. Es la comunidad, la que con su misma vida, ha de ser testigo y dar testimonio del evangelio en medio de nuestro mundo. Para ello tenemos el modelo de las primeras comunidades cristianas: “Se mantenían constantes en la enseñanza de los apóstoles, en la comunión, en la fracción del pan y en las oraciones. Todos los creyentes estaban de acuerdo y tenían todo en común; vendían sus posesiones y sus bienes y lo repartían entre todos, según la necesidad de cada uno. Acudían diariamente al templo con perseverancia y un mismo espíritu, partían el pan en las casas y tomaban el alimento con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios y gozando de la simpatía de todo el pueblo.” (Hch 2, 42.44-47)
 

Comentarios

3
Daniel Caamaño 28 de enero de 2014, 21:40

Muchas gracias por el artículo.

2
Vanessa 11 de junio de 2013, 15:13

Son una buena pagina , ayudan y predican a la ves .
Los felicitamos
Bendiciones

1
Lorenzo Reyes 11 de junio de 2013, 8:15

Fr. Luis, muy buena la reflexión, cundo se predica con el ejemplo, el mensaje es actual y es la intención la que define su contenido. Por ello es importante vivir apegados al Evangelio. Es por eso creo, que los frailes dominicos: oran, estudian, viven en comunión, para luego poder predicar.

Dios los bendiga

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Saberse llamado es negarse a considerar el mundo y la vida como un acontecimiento opaco e impersonal
E. Schillebeeckx

Identidad de Predicadores

La predicación de la Orden de Predicadores

Todo está cumplido

MJD España

Cuaresma dominicana

Los dominicos seglares

Los laicos dominicos, una realidad de nuestro mundo

La Vida Consagrada en una monja contemplativa

La clausura del Jubileo en clave de futuro

La Orden de Predicadores y la Sagrada Escritura

Desgranar el Rosario


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: