Ser fraile dominico Ser fraile dominico

La Traslación de Santo Domingo

7 comentarios

La Orden de Predicadores celebra el 24 de Mayo la Fiesta de la Traslación de Santo Domingo de Guzmán, nuestro Padre fundador. Esta fiesta conmemora al cambio de sepulcro de donde fue primitivamente sepultado, a las afueras de Bolonia, hasta un nuevo féretro en la Iglesia de San Nicolás, dentro de la misma ciudad.

Santo Domingo fue enterrado primero en un lugar al aire libre, no lejos de donde había muerto. Con la creciente fama de santidad, doce años después de su muerte, los frailes quisieron hacer un mausoleo más acorde a su memoria y así honrarle. Se preparó una ceremonia para abrir el sepulcro, temiendo los frailes que el espectáculo de un cuerpo descompuesto dejaría pésima impresión en la numerosa multitud. Recordemos que estamos en plena Edad Media y asuntos tan externos como este podían tener un efecto notable en la fama de un santo.

El 24 de mayo de 1233, lunes de Pentecostés, se abrió el sepulcro. Cuenta la tradición piadosa, que en vez del olor de la descomposición del cadáver, del antiguo sepulcro subió un maravilloso olor, un perfume nunca olido, una fragancia nunca antes conocida.

Más allá de leyenda o tradición, de milagro o signo de santidad, tal aroma maravilloso se ha entendido y creido comprender dentro de la Orden como un símbolo de algo más. Dos ideas hay en torno a aquel perfume que impregnaba y se extendía entre todos los que presencieron el traslado, que lejos de ser contradictorias, creo que dan un sentido profundo no ya sólo a aquel olor, sino a la misma identidad de Santo Domingo y de su Orden.

Primero que ese olor no era sino el olor del Evangelio, el de Cristo, que había sido el centro de la vida y misión de Domingo, varón evangélico, hombre conformado por la Buena Nueva, fraile que fué evangelio viviente para quienes con él se cruzaron. Un olor de santidad que no era sino el perfume de una vida vivida por y para la predicación de Jesucristo. Y de ahí nace realmente la segunda idea sobre ésto, y es que ese perfume que impregnó y que se extendió por entre sus frailes no es sino precisamente su misma identidad, su espíritu centrado y volcado en Dios y en la predicación, identidad y misión, carisma y espíritu, que continúa en la Orden de Predicadores y en toda la Familia Dominicana que vive arrebatada por el perfume de Domingo, que no es sino el perfume del evangelio, de la misión de predicación de la Gracia de Jesucristo que es lo que quiere transmitir la misión dominicana.

Doce años estuvo Santo Domingo en su primer sepulcro hasta la Traslación que recuerda y celebra la Orden en esta fiesta. Doce años que se han visto a veces como un cierto olvido por parte de sus frailes de la persona de su fundador, como si una vez fallecido se hubieran olvidado de él... algo que muchas veces parece decirse de nosotros los dominicos, que poco hablamos de nosotros, de lo nuestro, de nuestro carisma o nuestra identidad, de nuestros santos o de Nuestro Padre... pero lejos de ser así, lejos de esa lectura simplista, esa poca presencia de lo nuestro, nuestro signos propios, nuestra identidad de forma manifiesta, se debe a que el centro está en otro lugar... somos dominicos porque somos predicadores de la Buena Nueva de Jesucristo, somos dominicos porque el evangelio se hace para nosotros camino de vida y de seguimiento de Jesús en la comunidad, el estudio, la oración, la pobreza, la libertad, la democracia, la itinerancia... somos dominicos, estoy convencido de ello, como Domingo quiso para sus frailes: abiertos al mañana, sin miedo, superando barreras y fronteras establecidas, inventado nuevas formas de ser Iglesia, somos dominicos porque el Señor Jesús es el motor de nuestra vida, nuestra misión, nuestro por qué, todo lo que somos está en la predicación integral del Evangelio, y no tanto en nuestra propio ser dominicano, si se entiende la expresión. Como Domingo, al modo de Jesús de Nazaret, supremo modelo, queremos estar los dominicos centrados no en nosotros, sino en lo que nos hace ser quienes somos, centrados fuera de nuestra propia identidad -si vale el juego de palabras- para que nuestro centro ses la predicación de Jesucristo, para que nuestra identidad sea el mismo Dios Padre de Jesús de Nazaret, como lo fue de Nuestro Padre Santo Domingo de Guzmán.
 

Comentarios

7
Gracia Maria Cabrera 24 de mayo de 2019, 23:55

Gracias por tan bonito aporte y por hacerme comprender muchas cosas sobre la orden.
Mientras iba leyendo sentia que vivia ese momento y me siento feliz por vivir ese carisma desde mi servicio en la Parroquia Nuestra Señora del Carmen en Santa Ana, El Salvador.
Bendiciones

6
piedad nuñez,op 24 de mayo de 2016, 17:58

En este dia de la Traslacion de Santo Domingo, fiesta de toda la F D, doy GRACIAS a Vicente Niño,op por su valioso comentario a proposito de este dia, y tratando de ayudarnos a toda la F D a fijar nuestros ojos unicamente en el Señor Jesucristo, unica Fuente de riqueza y de sentido. El Predicador, apunta e indica al Señor Jesus.
Que podamos siempre beber de esta Fuente para tener algo que aportar

5
Max Anibal Rivera 18 de julio de 2011, 20:05

Estos son los detalles que hacen que uno se enamore y quiera seguir los pasos de aquellos que tan ejemplarmente han dejado todo para seguirlo. Apesar que aqui en Republica Dominicana, la Orden no es tan conocida en la actualidad, Dios la a puesto en mi camino y me ha hecho fascinante su carisma... tanto asi, que no temo en decir que QUIERO SER DOMINICO.

4
Juan García Marinas 28 de mayo de 2011, 0:54

Gracias Vicente por recordarme quien soy y hacia donde voy.
Estoy muy orgulloso de pèrtenecer a esta gran famlia un abrazo Juan

3
Mercedes Barreda 24 de mayo de 2011, 9:46

No soy formalmente dominica , pero si estoy enamorada de los dominicos y de lo que han representado en mi vida personal a lo largo de los años . Diariamente doy gracias a Dios , por haberlos encontrado en mi camino y por lo que ha significado ese encuentro . He hallado en ellos , comprensión, fe , erudición, acogimiento, pasión , alegría , compromiso , .. cualidades todas ellas que me han ayudado y me ayudan a contemplar y a dar a conocer lo contemplado . Gracias Sto Domingo ¡¡

12

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: