Ser fraile dominico Ser fraile dominico

Un proyecto, una ilusión: la Orden de Predicadores

4 comentarios

Capítulo II: Los primeros pasos hacia la fundación

 

Cuando pensamos, a la luz de la historia, nuestra vocación como dominicos, inevitablemente tenemos que escudriñar los pasos dados para que existiera la Orden de Predicadores. Estos pasos dados por nuestro Padre Santo Domingo, no siempre fueron sencillos de dar, y tampoco estuvieron llenos de facilidades. Santo Domingo decidió no regresar a su canonjía en el Burgo de Osma, porque en su cabeza se empezaba a gestar una idea, un proyecto, una ilusión: crear una Orden Religiosa dedicada únicamente a la predicación de la verdad de Jesucristo con un modo de vida diferente de quienes lo hacían hasta entonces; Domingo, y quienes lo quisieran seguir a lo largo de los siglos, tendrían que predicar siendo pobres.

Cuando queremos hacer algo nuevo, de carácter oficial, es normal que requiera unos trámites, un protocolo a seguir. Con respecto a la fundación de la Orden de Predicadores nos tenemos que remontar, en este aspecto, a las pautas dadas por el IV Concilio de Letrán celebrado en noviembre de 1215. Este Concilio en tres sesiones solemnes durante los días 11, 20 y 30, adoptó decretos para la recuperación de Tierra Santa, para una reforma de la Iglesia y contra las herejías existentes en esos momentos. El canon X recordaba que el deber de predicar compete solo al obispo, pero además contemplaba la posibilidad de que si la ocasión lo requería, éste buscase varones idóneos y ejemplares en los que delegar el ministerio de la predicación. El canon XIII supondría el primer inconveniente en el proyecto de Domingo, pues prohibía la fundación de nuevas órdenes religiosas. Sin embargo el papa Inocencio III, que conocía este proyecto y consciente de la importancia de la obra de Domingo, le encargó que eligiese una regla de vida religiosa de las que existieran hasta ese momento, interpretando así de manera bastante holgada dicho canon XIII.

En enero de 1216 terminaban las gestiones en Roma y Domingo viaja a Toulouse donde se había instalado con sus frailes. Tenían que resolver una cuestión muy importante: el de la regla que debían procurarse. Inocencio III había exigido dos cosas: que fuera una regla ya aprobada y que, después de deliberar, fuera elegida por unanimidad. Esto quería decir que se tenía que empezar reuniendo a todos los frailes. El 29 de mayo de 1216, día de Pentecostés, Domingo junto con los demás frailes celebran el primer capítulo. Eligen, unánimemente, la regla de San Agustín. Incluyen, además, unos estatutos propios donde se imponían algunas observancias más estrictas. Era un viejo uso este de completar una regla con una especie de código al que se le llamó al principio costumbres; más tarde se denominó estatutos, instituciones, constituciones. Estos textos se referían a la vez a la organización misma de la comunidad y a las observancias que tenían que seguir.

En julio de 1216 se solucionó otro inconveniente existente; se les concede, con ciertas restricciones impuestas por el cabildo de la catedral de san Esteban, la Iglesia de San Román; de esta forma se solucionaba el problema de la iglesia que les faltaba, en torno a la cual construirán las dependencias necesarias, en torno a un claustro, de modo y manera que cada fraile tuviese su celda en la que poder estudiar y dormir. Todo ello, como no, en la más estricta y rigurosa pobreza. Un dato que hay que destacar sobre la iglesia, es que no es una parroquia; porque el compromiso de predicador es incompatible con la sujeción que suponía el ministerio parroquial.

Ese mismo verano surgió otro inconveniente. Llegó desde Roma la noticia de que el 16 julio había fallecido quien había sido papa desde el 8 de enero de 1198: Inocencio III. Domingo decide, a mediados de octubre, viajar a Roma. Se habían cumplido las dos condiciones que había puesto el fallecido papa: una regla y una iglesia, pero surgía un interrogante: ¿Querrá el nuevo papa apoyar el proyecto? Domingo fue recibido por Honorio III, nuevo papa, a finales de noviembre o principios de diciembre de 1216. Domingo en su corazón solo tenía una inquietud: ¿Mantendría el nuevo papa la promesa de su predecesor?

Pasado el tiempo que tardara en reunirse, antes de Navidad, el consistorio de cardenales que constituían el gran consejo del papa, la cancillería redactó, con fecha 22 de diciembre, el documento tan esperado y firmado por Honorio III, por cuatro obispos y catorce cardenales. Se trataba de la bula Religiosam Vitam, es decir, la bula que confirmaba el proyecto de Domingo. Para hacernos una idea de la oficialidad de esto, una bula es un documento de máxima importancia firmado por el papa con una concesión o un mandamiento, en el cual se imprime el sello pontificio. Esto indicaba que se iniciaba inmediatamente y con el privilegio otorgado, la protección de la Santa Sede. Es el reconocimiento oficial de la comunidad que ha hecho de San Román su sede. Además Domingo y su proyecto cuentan con el apoyo incondicional de alguien que será relevante, como iremos viendo en artículos sucesivos: el cardenal Hugolino.

A la bula de confirmación, que contempla la Orden como institución canonical en la iglesia de san Román de Toulouse, siguió otra bula del mismo papa con fecha del 21 de enero de 1217, en la que les confirma en el nombre y misión de Predicadores. Domingo había conseguido su propósito: fundar una Orden que fuera y se llamase de Predicadores. No le quedaba más que predicar y engendrar predicadores.

Los que nos sentimos identificados con Santo Domingo nos fascina su libertad. La libertad de un predicador itinerante pobre; libertad para fundar una Orden distinta de las que existían hasta entonces. Santo Domingo se sintió libre para aceptar las decisiones de los hermanos reunidos en Capítulo, incluso cuando no estaba de acuerdo con ellas. Era la libertad de una persona compasiva, que se atrevió a ver y a reaccionar. De Domingo y de los primeros hermanos, hemos heredado una forma de gobierno que nos libera para responder con compasión a los que tienen hambre de la palabra de Dios, porque la fundación de la Orden fue un acto supremo de creatividad.

Los que hemos asumido en nuestra vida el proyecto de Domingo, creemos que la Orden es el lugar en el que podemos esperar y crecer en su libertad, con indecisión y con muchos errores, pero seguros de la misericordia de Dios y de los hermanos.

 

Comentarios

4
Efrain Ramirez Mejia 19 de agosto de 2016, 13:40

Buen dia

Paz y bien gracias por compartir paz y bien

3
fr.Pepe E,op 27 de julio de 2016, 16:01


Fr. Angel gracias por recordar el gozo de seguir a Jesús al estilo de Domingo.
No se trata de conocimientos sino de convicciones, no se trata de aceptar dogmas sino de sentirse amado por Jesús

2
GERARDO VAZQUEZ AGUILAR 25 de julio de 2012, 22:16

EL PROYECTO DE DOMINGO SE DESPLAZA A LO LARGO Y LO ANCHO DE UN CONTEXTO ECLESIAL, SOCIAL,CULTURAL Y POR SUPUESTO ECONOMICO, AÑADIRIA UN CONTEXTO ORGANIZACIONAL QUE BUSCABA CAMBIOS PLANEADOS POR LOS LIDERES ESPIRITUALES, CREATIVOS Y VISIONARIOS DEL SIGLO DE DOMINGO, QUIEN NO ESCATIMABA EL ESFUERZO HUMANO PARA CONTEXTUALIZAR LOS ENTORNOS Y CONTAR CON LA VISION DE DIOS PARA TOMAR DECISIONES ACERTADAS.
PODEMOS ABORDAR LA PERSONA DE DOMINGO EN CIERTA FORMA EN SU DEVENIR HISTORICO, COMO HIJO DE SU TIEMPO Y SU TRASCENDENCIA QUE AUN CONTINUA EN LOS PROYECTOS PERSONALES Y COMUNITARIOS , DEL SIGLO XXI.

A).- DINAMICA PRE-PERSONAL ,ANTECEDENTENTE DE LOS ENCUENTROS PERSONALES, QUE COADJUVAN AL DISEÑO, EJECUCION DEL PROYECTO, BASADOS EN LAS NECESIDADES DEL SER HUMANO ANTE DIOS, Y LA BUSQUEDA ESFORZADA Y ESPIRITUALIZADA DE LOS MEDIOS HACIA EL FIN, HABLAR CON DIOS.
B).- DINAMICA PERSONAL DE ENCUENTROS UTILES , COMTEMPLANDO FUERZAS Y DEBILIDADES, AMENAZAS Y OPORTUNIDADES, PARA IMPLEMENTAR EL PROYECTO, HABLAR DE DIOS.
C) TRASCENDER SU TIEMPO, TENER VISION Y MISION Y ESTRATEGIAS PARA EL DINAMISMO EVANGELICO, FORTALECIDOS POR SU SER MISERICORDIOSO.
CUANDO EL DOMINICO TOMA EL HABITO PIDE LA MISERICORDIA DE DIOS Y DE LA COMUNIDAD, ESTE ES UN PRINCIPIO DE LA ESENCIA DE DIOS. Y ES EL MOTIVO Y MOTOR DE LA DINAMICA DE LA ORDEN DE SANTO DOMINGO.

DESDE MEXICO, MONTEREY.

TU TRABAJO ES EXCELENTE.

1
Fr. Rodolfo Segura Garrdo, O.P. 13 de julio de 2012, 5:39

Buenas noches Fr. Ángel Luis

Soy un fraile dominico de la Provincia de Santiago de México.
He visto tu escrito titulado "Un proyecto, una ilusión: la Orden de Predicadores". Me parece muy acertada y alentadora no sólo para los aspirantes a la Orden, sino para nosotros como frailes dominicos.
G r a c i a s.

Deja tu comentario

Los comentarios no se publican en el momento. Para evitar abusos, los comentarios sólo son publicados cuando lo autorizan los administradores de la página. Por este motivo, su comentario puede tardar algún tiempo en aparecer.

Tu nombre:


Tu comentario:

  Enviar
¿Tu verdad?, no, la verdad. Y ven conmigo a buscarla. La tuya, guárdatela
Antonio Machado

Identidad de Predicadores

La predicación de la Orden de Predicadores

Todo está cumplido

MJD España

Cuaresma dominicana

Los dominicos seglares

Los laicos dominicos, una realidad de nuestro mundo

La Vida Consagrada en una monja contemplativa

La clausura del Jubileo en clave de futuro

La Orden de Predicadores y la Sagrada Escritura

Desgranar el Rosario


Búscanos en...

Puedes ver todos los vídeos que vamos publicando en youtube.


También estamos en facebook, apúntate y mira las últimas novedades.



Suscríbete a nuestros contenidos por RSS.
Buscar

Para llegar a lo que ya se ha publicado.

Buscar
Artículos anteriores

Accede a los artículos ordenados por fecha.

Contactar

Estamos abiertos a cualquier inquietud o duda que tengas.

Dejar un mensaje
Te recomendamos

Si te ha gustado nuestra web te indicamos otras que a nosotros nos gustan:

dominicos.org www.op.org

jovenesop.org campusdominicano.org

Página realizada por: