Blog

Blog



Artículos de Fr. Marco Antonio Calero

Las librerías llenan sus estanterías con libros que nos prometen encontrar la clave de la felicidad y del éxito. Pentecostés desecha esas opciones y nos propone un nuevo camino. Nada de salidas fáciles o espiritualidades vividas con la puerta cerrada.
Ante cualquier situación de vida, Jesús nos enseña a mirar con ojos de amor. Pero no cualquier amor, sino el amor del Evangelio, aquel que es capaz de morir crucificado y sobreponerse a la derrota del sepulcro.
Los propósitos y sueños nunca deben dejarse sepultar por lo pasajero, puesto que el deseo de ser felices, que constantemente nos mueve, está íntimamente vinculado a las entrañas de aquel que es la absoluta felicidad.